El Regional de Málaga pone en marcha la unidad para la atención integral de los Trastornos del Espectro Autista

El programa contempla la coordinación entre el equipo multidisciplinar de profesionales de atención hospitalaria y Atención Primaria, con los centros de Atención Temprana y Educación.

138
unidad autismo Regional Málaga

La Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil (USMIJ), dependiente de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Salud Mental del Hospital Regional Universitario de Málaga, ha puesto en marcha el ‘Programa asistencial para la atención integral del trastorno del espectro autista’ dirigido a menores de 18 años y a sus familias.

Los profesionales de la USMIJ ya han comenzado la evaluación diagnóstica de trastorno del espectro autista (TEA) y de otras patología psiquiátricas asociadas, y durante el último año se ha ido incorporando, de forma progresiva, los distintos programas de intervención que contempla el plan. La USMIJ recibe al año cerca de un centenar de menores con sospecha de TEA. 

El diseño de este programa ha sido iniciativa del equipo de profesionales que conforman la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil, y en él se han tenido en cuenta las opiniones y necesidades expresadas por los profesionales sanitarios y educacionales así como asociaciones de Autismo. El contenido y objetivos del programa sigue las directrices que recoge el III Plan Integral de Salud Mental en Andalucía de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Esta unidad es pionera en Andalucía en poner en marcha el Proceso Asistencial Integrado de Trastorno del Espectro Autista (TEA), en el cual se describen las funciones de las Unidades de Salud Mental Infanto Juvenil (USMIJ) como unidad de referencia para el proceso diagnóstico y la coordinación con otros profesionales para la elaboración del plan individualizado de atención temprana (PIAT) así como en intervenir con grupo de padres a nivel psicoterapéutico para abordar las dificultades y las emociones expresadas de estos padres.   

La psiquiatra infantil de la USMIJ y coordinadora del programa, Marina Romero, señala que, actualmente, “uno de los grandes retos, tanto en la clínica como en investigación, es realizar una exhaustiva evaluación para realizar un diagnóstico temprano que pueda clasificar y caracterizar mejor a estos pacientes desde un punto de vista multidisciplinar e integrador, y poder así entender mejor las necesidades de estos menores, y ofrecerles las intervenciones que más se adecúen a sus necesidades desde un punto de vista psíquico y evolutivo”.

El programa asistencial contempla distintas áreas de intervención entre las que destacan el área de diagnóstico clínico de TEA y de otras patologías psiquiátricas asociadas – ya iniciada -, así como la medición de capacidades cognitivas, con el fin de establecer un completo perfil neurocognitivo. Otra de las intervenciones es el programa de Enfermeras Gestoras de Casos que contempla  la figura de la enfermera de referencia hospitalaria responsable de gestionar y facilitar la conexión con otras especialidades médicas que requieran de su atención, tales como Aparato Digestivo, Neuropediatría o Neurofisiología, entre otras.

Asimismo, el equipo multidisciplinario del Hospital de Día de la USMIJ será el responsable del programa de intervención dirigido a padres, madres y tutores de los pacientes diagnosticados.  

Para los menores con confirmación diagnóstica de TEA que presenten comorbilidades psiquiátricas están previstas intervenciones individuales clínicas (no psicopedagógicas) además de intervenciones grupales cuyo objetivo es la rehabilitación de aspectos tales como cognición social, gestión de emociones, autonomía y relaciones con iguales. 

El ámbito de intervención del equipo multidisciplinar de la USMIJ – formado por facultativos especialistas en Psiquiatría Infantil y Psicología Clínica, profesionales de Enfermería, Terapia Ocupacional y Trabajo Social – se centrará la intervención con un enfoque clínico. La atención de logopedia, fisioterapia y  otros aspectos psicopedagógicos son llevados a cabo por otros organismos como los centros de Atención Temprana, centros educativos y asociaciones. 

Asimismo, la USMIJ se coordinará con otros profesionales que atienden a los menores con TEA – neuropediatras, pediatras de Atención Primaria, y psiquiatras y psicólogos clínicos de los centros de salud mental comunitarios – para realizar un enfoque multidisciplinar y así ofrecer un abordaje de intervención integradora según las necesidades individuales y generales de estos acorde a los programas específicos que ofrecen. 

El diagnóstico es un procedimiento complejo que incluye, entre otras actuaciones, una entrevista con los padres, o tutores, y una exploración psicopatológica; además de una pruebas de referencia (ADOS-2 y ADI_R) que se realiza a los menores y a los progenitores. A estas se suman pruebas neurocognitivas para evaluar las capacidades de los menores acorde a su edad, con el fin de conocer el grado de desarrollo madurativo, así como las funciones ejecutivas, tales como memoria de trabajo, organización y planificación, control inhibitorio y flexibilidad.

Los especialistas completan el diagnóstico en coordinación con los neuropediatras a través de pruebas neurobiológicas – principalmente de genética, electroencefalograma y resonancia magnética según la clínica que presenten.

En el momento actual, la USMIJ está llevando a cabo un proyecto de investigación en colaboración con el departamento de Neurofisiología de la UMA así como  con el Servicio de Neurofisiología del Hospital Materno Infantil titulado ‘Caracterización clínica, neurocognitiva y neurofisiológica en Trastornos del Espectro Autista’, que coordina Marina Romero, y otro sobre ‘Marcadores biológicos y genéticos de riesgo temprano’, coordinado por la investigadora Yolanda de Diego. Asimismo está en vías de desarrollo la creación de un nuevo estudio piloto multicéntrico de “Intervención Temprana en Autismo” junto con el Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona y el Gregorio Marañón de Madrid,   

Asimismo, profesionales de la USMIJ presentaron el año pasado en Melilla el programa de atención integral de TEA en unas jornadas que se celebraron en esa ciudad, ya que el Hospital Regional de Málaga es centro hospitalario de referencia para los menores residentes en Melilla.

Trastorno del Espectro Autista

El Trastorno del Espectro Autista es una alteración del desarrollo neurológico – de causa fundamentalmente genética – caracterizado por el déficit en las áreas de comunicación, habilidades sociales y la presencia de conductas restrictivas y comportamientos repetitivos. Se considera como uno de los más frecuentes trastornos del neurodesarrollo, cuya prevalencia ha aumentado notablemente en las últimas décadas llegando a alcanzar alrededor del 1%.

Un alto porcentaje de niños y niñas con diagnóstico de TEA experimentan a lo largo de la vida dificultades emocionales y de comportamiento, tales como hiperactividad y falta de atención, miedos y preocupaciones, comportamiento de oposición, problemas de sueño, problemas sensoriales y de autolesiones, entre otros. Estos trastornos mentales interfieren significativamente en la evolución, desarrollo psíquico y funcionalidad de estos niños.