La vulnerabilidad y la exclusión tienen rostro de mujer

El trabajo de Cáritas Sevilla por la promoción y el desarrollo de la mujer aumenta un 43% con respecto a 2014

438
Andalucía al Día, Cáritas Sevilla

Una de las líneas prioritarias en la labor social de Cáritas, y a la que se le está prestando especial atención durante estos últimos años, es el cuidado y la promoción de la mujer en situación de vulnerabilidad. En un informe elaborado por Cáritas Diocesana de Sevilla con motivo del Día de la Mujer, la entidad afirma encontrarse en posición para asegurar que muchas de las carencias que arrastran las mujeres que acuden a Cáritas van más allá de una necesidad material o económica.

“La acogida de las Cáritas parroquiales es la mejor oportunidad de acercamiento y contacto para conocer la realidad de las personas que se acercan a pedir ayuda. En su mayoría, son siempre mujeres, con necesidades ‘urgentes’ que cubrir y que delatan otras más importantes que atender. Fruto de este contacto, del conocimiento del perfil de este tipo de mujer, surge la necesidad de dar respuesta a estas carencias: vacíos formativos que no se cubrieron en su momento porque ‘la mujer tenía que educarse en ser buena esposa y ama de casa’ o porque para ‘ser madre o buena hija’ no hacía falta desarrollar una serie de habilidades y aptitudes que forman parte de su potencial humano y que incidirían en la mejora de su autoestima y su propio desarrollo personal. Estas realidades nos demuestran que la mujer en riesgo de exclusión es, con mucha frecuencia, víctima de un machismo prolongado en el tiempo y asumido desde la infancia“, exponen en el informe.

Una situación, la del machismo, que hay que sumarle “en muchas ocasiones” otras circunstancias como “haber sido madres a edades muy tempranas, las fuertes cargas familiares que han tenido que asumir y vivencias de mal trato y violencia de género”. De esta forma, el informe refleja, que estos contextos “posicionan a la mujer en riesgo de exclusión en una situación de gran vulnerabilidad”.

Actualmente existen 13 proyectos específicos que, a través de las Cáritas parroquiales y de Cáritas Diocesana de Sevilla, pretenden promocionar el desarrollo personal, emocional y laboral de la mujer en situación de vulnerabilidad y ofrecer además espacios donde esta pueda desconectar por un rato de las presiones o responsabilidades que a menudo tiene.

Las principales actividades que se desarrollan son: talleres de manualidades, costura, formación para el empleo en el hogar familiar y servicio de limpieza, orientación laboral, economía doméstica y búsqueda de empleo.

Además, algunos proyectos desarrollan actividades de expresión y gestión emocional, de habilidades personales y sociales e incluso talleres de apoyo a madres de menores con problemas socio-familiares.

“El proceso suele ser lento y algunas mujeres pueden estar muchos años contando con este tipo de ayuda ya que se adapta a ellas desde las necesidades más básicas que tengan hasta el desarrollo pleno de la propia persona”, puntualizan.

En 2015, Cáritas Sevilla atendió a través de estos proyectos, a 321 mujeres en situación de vulnerabilidad, un 43% más que el año pasado.

Más del 50% de estas mujeres, tienen edades comprendidas entre los 30 y los 45 años. El 84% están desempleadas y el 45% no tiene titulación académica de ningún tipo (un 54% con estudios básicos). La mayoría posee cargas familiares y tienen una media de tres hijos.

Aprovechando la celebración del Día de la Mujer, Cáritas Diocesana de Sevilla, quiere incidir en la necesidad de atención que tienen las mujeres en situación de vulnerabilidad. “La falta de posibilidades, de enseñanza, la realidad familiar, el machismo y el contexto social hacen que su situación se prolongue en el tiempo sin encontrar alternativas que les ayuden a ser útiles e independientes, dotadas de dignidad”.