Encuentros Internacionales de Arte y Derechos Humanos del Sáhara Occidental en Sevilla

Del 8 al 13 de marzo II Encuentros Artifariti 2016

749
Andalucía al Día, Sahara El Butrón

Artifariti 2016 es la décima edición de un evento fundamental en las relaciones entre España y el Sáhara Occidental. Durante los últimos diez años Artifariti utiliza las prácticas artísticas para visibilizar la situación del pueblo saharaui desde los campamentos de refugiados del sur de Argelia.

Con el objetivo de recordar el 25 aniversario de la firma del alto el fuego entre el Sáhara Occidental y Marruecos, esta edición se centrará en los jóvenes Saharauis nacidos tras 1991. Es una generación que ha crecido en los campamentos tras el fin de la guerra, en un clima de tensión a la espera de un referéndum de libre determinación que no llega, y sin conocer la tierra por la que luchan.

Los segundos encuentros de Artifariti, bajo el título ‘La guerra desaparece’, se desarrollarán entre el 8 y el 13 de Marzo en el CICUS (http://cicus.us.es/), ELBUTRÓN (http://elbutron.com/) y la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. Se compondrá de una exposición con el trabajo de María Alcaide, Kanita Bud, Azahara Cerezo, Isaías Griñolo, Jesús Palomino, Hyesso Park, El Pressentiment, Clara Puente y Santiago Sierra; y una serie de actividades (ponencias, talleres y performances) los días 8, 9 y 10 de Marzo.

La Guerra Desaparece

El conflicto saharaui (la ocupación por parte de Marruecos del Sáhara Occidental, el beneplácito de España, la incapacidad de la ONU, la población saharaui que sobrevive a duras penas en los campamentos del sur de Argelia, los saharauis que sufren la violencia
de Marruecos en la zona ocupada…) debe ser leído como un síntoma del devenir capitalístico global. El problema saharaui no es un error histórico, ni una anécdota de un pasado colonial, sino uno de los efectos del correcto funcionamiento de un sistema violento y depredador.

Artifariti 2016 se sitúa en una red que surge de los campamentos saharauis para  entender su situación en el contexto global, para crear lazos de solidaridad con otras situaciones, similares o diferentes, pero que necesitan apoyo y fraternidad. Desde esta actitud surge ‘La guerra desaparece’, un pequeño capítulo dentro de Artifariti, enfocado en los paralelismos entre la situación de los jóvenes que viven en los campamentos saharauis y los españoles. También sirve para mostrar las propuestas que están desarrollando los artistas participantes de la décima edición y debatir las líneas en las que estamos trabajando.

‘Artifariti 2016: La guerra desaparece’ utiliza Sevilla como un lugar de difusión, debate y encuentro. La exposición, con los trabajos de María Alcaide, Kanita Bud, Azahara Cerezo, Isaías Griñolo, Jesús Palomino, Hyesso Park, El Pressentiment, Clara Puente y Santiago Sierra se centra en la precariedad estructural que un neoliberalismo rampante ha  extendido por todo el globo. Analizando la precariedad laboral y existencial (en palabras de Marina Garcés) el trabajo de los artistas participantes propone diferentes herramientas para leer las relaciones entre España y el Sáhara Occidental.

La exposición se organiza entre dos espacios, el Cicus y El Butrón, a partir de los
presentimientos de El Pressentiment, textos volátiles que desde Espai en Blanc proponen para “actuar en el actual combate del pensamiento”.

En El Butrón se puede ver la videoinstalación de Jesús Palomino ‘Acantilado’ mostrando, al filo de la crisis económica de 2008, diferentes visiones sobre el trabajo. En la misma sala se muestra la serie ‘Traducción de una charla’ de Santiago Sierra, enfocando el problema laboral desde el anarquismo y las minorías que componen el mundo.

Por su parte, en el patio del CICUS se muestra la película de Isaías Griñolo ‘Los ecos de la Marsellesa en Tierra de Barros’, donde la lucha colectiva contra la refinería de Tierra de Barros sirve para pensar qué es el conflicto y la lucha popular en un mundo de puro espectáculo. La serie de Azahara Cerezo ‘Paisajes digitales de una guerra’ ofrece un contrapunto para mirar la herencia de los conflictos del siglo XX desde la digitalización masiva del planeta. El trabajo de Kanita Bud retoma las tradiciones saharauis para crear un nuevo lenguaje con el que hablar de la violencia que se sufre en el Sáhara Occidental.

Varias de estas piezas se extienden más allá de estos espacios como la propuesta de la artista Hyesoo Park, ‘Botong Test’, una reflexión sobre la presión de lo “normal” en el contexto de Corea del Sur, país con la mayor tasa de suicidios del mundo. También el trabajo ‘Un catálogo afectivo’ de María Alcaide se centra en el estrés y el tiempo libre, con una performance que se desarrollará en la Facultad de Bellas Artes con varios estudiantes.

Por último, se podrá ver la propuesta de Clara Puente en el Cicus el miércoles 9 a las 20h, una reflexión desde la fragilidad sobre las relaciones España-Sáhara y la posición de la monarquía española en el conflicto.

Paralelo a la exposición se organizará, durante los días 9 y 10 de Marzo, una serie de eventos para hablar y debatir sobre la situación actual de la juventud saharaui y española y los lazos que las unen.