Europa no es occidente

895

  a los y las amigas

de URJCMUN, desde donde escribo.

Un dato en la sombra: “10.000 niños refugiados han desaparecido”. Nos perdemos, muchas veces, en qué se va a hacer dentro del país a la hora de votar. Bajar los impuestos, subirlos, potenciar tal o cual industria, pero nos olvidamos, no quiero decir que por egoísmo, de todo lo que pasa a nuestro alrededor.

Occidente es sinónimo de oeste, viene del latín, occidere quiere decir caer o morir. Occidente se refiere a “allá donde el Sol cae”. Europa, si cogemos el meridiano cero, está en el centro, pero se llama occidente a sí misma. En realidad, no somos occidente, lo que sucede es que tenemos muchas ganas de parecernos a los Estados Unidos. Hemos copiado su forma de hacer política de cara a la televisión, sus trajes, su forma de hablar, sus vulgaridades, lamentablemente, cada vez nos acercamos más al realismo de sus relaciones internacionales, donde la principal razón de todo es sobrevivir en un mundo que compite, caiga quien caiga, pero no lo entiendo: Han caído ya tantos que lo único que se puede hacer son huecos en la tierra donde se entierren sus cuerpos, hacer que caigan más.

Allí llaman radical a un tipo socialdemócrata, se sale del eje, una de las propuestas de Bernie Sanders es dejar esta forma de actuar en política exterior. Allá el liderazgo es importante, a través de Facebook y sus videos horteras nos llegan lecciones de qué es el liderazgo y todo viene a decir que líder es aquel que se pone primero en la línea de batalla contra lo injusto, sin embargo, el liderazgo de Estados Unidos se basa en justo lo contrario: Dejar que todo caiga para hacerse necesario.

Y Europa, principal aliado, con su base en Rota, le sigue, pero Europa no es occidente, Europa está en el centro. Si Europa tiene algo de occidente es por la etimología de la palabra, oriente, de oriri, es levantar o nacer, occidere es caer, es cierto, es aquí donde caen los muertos que las guerras estadounidenses levantan. Si algo tiene de verdad que nos llamemos occidente, con soberbia y altanería, es por la pura tragedia de ver cómo caen vidas sobre nuestras costas.