“El poeta nos invita a comprender por qué tan sólo un par de versos pueden convertirse en un poema”

Federico Vieira vuelve a cautivar con 'Alma de cántaro. Voz de poeta' de Chiado Editorial

815
Andalucía al Día, federico-vieira
Federico Vieira Jiménez-Ontiveros

Leer un libro de poesía puede parecer a muchos hoy un tanto trasnochado, desfasado y fuera de lugar, incluso hasta de mal gusto. Estamos en un mundo donde el materialismo es el rey, donde campan a sus anchas lo prosaico y grosero de los negocios, (“poderoso caballero…” que decía don Francisco de Quevedo, otro genio de la escritura en verso), para que venga un “enterado”, que se las da de poeta, a decirnos cosas sobre el amor y lo sublime de un beso.

Pues a los que de vez en cuando leemos a estos locos que saben escribir en verso, tenemos muy claro lo que ocurre: el poeta escribe para sí, no para que le guste al público. Si lo que escribe es entendido por la gente y compartido por los lectores, pues mejor para los lectores. Es el privilegio de ser poeta.

La gloriosa escuela sevillana, la que más y mejores poetas ha aportado a nuestras letras (será por el aire, por la luz, por la tierra…), cuenta desde hace unos años con un nuevo miembro por derecho propio: Federico Vieira, al que hay que leer despacio, paladeando sus versos.

Andalucía al Día, alma-de-cantaroEn “Alma de cántaro” nos propone el desafío de entender qué es un beso, entender los sentimientos por la ausencia del ser amado, descubrir por qué el amor llega a convertirse en deseo… El poeta nos invita a comprender por qué tan sólo un par de versos pueden convertirse en un poema.

Entre líneas, se ven las influencias de clásicos de nuestra literatura como Bécquer, Góngora y el maestro don Antonio Machado. Algunos de sus poemas consiguen acercarse mucho a la métrica empleada por Bécquer, esa métrica, aparentemente sencilla, de versos irregulares, donde la complicación es conseguir la musicalidad que logra Federico Vieira Jiménez-Ontiveros.

Hay un poema en el libro que define con toda rotundidad el beso:

No quiero cerrar los ojos,
si los cierro te sueño en un beso
(Alma de Cántaro, voz de poeta, pag.12.)

Lectura muy recomendable para los que se atrevan a entender a un maestro de los versos.

PD: no lo puntúo; la poesía no se mide, se comparte