Fuego amigo

121
Foto Europa Press

En política se ve de todo y la mayoría de las veces, sobre todo en los últimos años, lo que se vé no es nada modélico, mas bien lo contrario. Y eso que algunos comportamientos de la “clase” política pueden no ser compartidos, pero si entendidos, a pesar de que en muchas ocasiones haya otras opciones mejores y más éticas. Pero lo que le ha ocurrido a la Sra. Cifuentes, doña Cristina, no es nada comprensible y mucho menos, ejemplar; es más, estamos por decir que es indigna, torticera y repudiable la postura de su partido. ¡Ojo, no es que estemos en contra de su dimisión, todo lo contrario! Es más, debiera haber dimitido mucho antes, muchísimo antes. Pero una cosa es éso y otra las formas de sus correligionarios. No podemos olvidar que sólo cuatro o cinco días antes, el máximo mandamás de su partido expresó públicamente su apoyo hacia la ya Ex Presidenta de la Comunidad de Madrid y casi a la vuelta de la esquina, celebra tácitamente su marcha. ¿No fue el propio don Mariano Rajoy el que cuatro días antes, o cinco, dio por zanjada la cuestión con aquello de que “el tema ya está aclarado y que no es necesario seguir con la discusión”. No se entiende, a no ser que don Mariano se diera tiempo para afilar la daga, no hay otra explicación. Tampoco es que sea anómalo el comportamiento del Sr. Rajoy: ya hemos visto en otras ocasiones, demasiadas por desgracia, apoyar y defender públicamente (Murcia, Valencia, Baleares…) a personajes procesados y condenados más tarde por los tribunales por corrupción y que pasaron por las horcas caudinas de la expulsión previa de las filas conservadoras.

Hace tan sólo uno o dos años, la caída de la “diosa” valkiria era algo impensable, mucho más cuando hasta se llegó a manejar como una de las alternativas a medio plazo al “líder” conservador. Pero la “diosa” ha caído. Y muchos se plantean la cuestión de si ha caído “motu propio” o “cum occasionem” de otros temas colaterales que nada tienen que ver con su gestión o su “curriculum”. La sospecha de muerte bajo fuego amigo, tiene muchos adeptos entre los corrillos y lenguas viperinas. Item más: dicen las lenguas de doble filo que incluso pudiera tratarse de un ajuste de cuentas, donde la baronesa haya podido jugar sus bazas. Algunos llegan más lejos en sus vaticinios y profetizan la salida a escena de contratos que nunca debieron celebrarse. “Cosas veredes, amigo Sancho” ¡El futuro, sobre todo con la base del pantanoso mundo de la rumorología política, puede ser de lo más apasionante!

Está cuando menos muy feo lo que se ha hecho: que se le “exija” la dimisión por haber tenido el despiste de meter dos botes de crema en su bolso y dejar de lado el tema de fondo: el fraude de sus méritos académicos. No está bien rebajar al nivel de marujona choricilla de poca monta a toda una Presidenta de una Comunidad Autónoma de la importancia y el peso de Madrid. No es de recibo ser tan retorcido. Al menos habría que haberle dado la posibilidad de una dimisión digna, acorde con el rango del cargo que ostentaba. En las filas conservadoras, sencillamente han perdido también las formas. Llegados a este punto hay una cuestión en el aire: ¿cuándo asumirá realmente don Mariano sus responsabilidades? La respuesta que salta automáticamente es ¡nunca!. Esperemos que alguien o “alguienes” con sentido común y conciencia de la responsabilidad, fuerce la marcha del responsable de toda la debacle en la que está inmerso el PP.

Entretanto los “naranjitos boy’s” afilan falcatas, confeccionan listas con futuros ministeriales en cónclaves más o menos secretas y contactan con posibles aliados “por si fuera preciso el apoyo”, extremo que no tienen claro que vayan a necesitar. Oscuro y desalentador panorama para este país: ver sentado en el sillón principal del Consejo de Ministros a un personaje tan desdibujado, tan escorado y comprometido con la derecha financiera, es sencillamente terrorífico. La banca, ante la posibilidad real, se frota las manos. Y eso no es bueno, sobre todo para las clases populares de este país.

En el ambiente también flota un runrún: ¿Serán ciertos los rumores de los máster conseguidos en el Instituto San Telmo? Por lo que dicen, se están afilando hachas y rodarán cabezas, algunas de ellas muy importantes. Si es cierto que hay tanta basura, tendremos que limpiar con lejía, sosa caústica y estropajo de esparto. Y dejar de lado las medias soluciones.