“Generación blandita” dicen ahora los mamones

3353

Me encanta la sensación de estar ardiendo de puro asco y cabreo por algo que se merece todo mi vómito encima. El insulto de los insultos, el dedo que acusa y ya no sabe ni cómo ni por qué. Ahora se está poniendo de moda esa mierda de la “generación blandita”, esos niños que ya son adultos y no consiguieron vivir como tal. Y la culpa es nuestra claro, por supuesto…

Chavales espabilad, explico: generaciones de los 80/90, conseguísteis lo que queríais, que llegáramos a una educación superior. Que fuéramos carne de Universidad como nuestros padres no pudieron ser. Que leyéramos, aprendiéramos, que tuviéramos cabeza y corazón a partes iguales. Que fuéramos empáticos, que la felicidad no la da el dinero. Crecimos viendo a Potter deteniendo a Voldemort y a un pequeño hobbit hacer un locurón de paseo solo para engañar a Sauron, mientras un elenco de razas colaboraban para detener el mal. El mal, el mal y el mal.

Nos hiciísteis aprender que el mal tiene muchas formas, que ni las religiones son capaces de discernir. Que en su mayoría también han caído ante su influencia por un lado u otro, que solo en nuestro interior y mediante la aplicación de la ética y la moralidad más humana posible a nuestros actos cotidianos podríamos dormir con las conciencias tranquilas. No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran, esa es la máxima con la que hemos crecido. Tanto Hollywood y tanta leche tuvo un efecto inesperado y positivo: creemos que podemos ser héroes, y los héroes se comportan como tal. No dar tu brazo a torcer te puede hacer aún más heroico, y los héroes caen en las batallas si hace falta.

Dicen que aguantamos menos las frustraciones cotidianas, que nos venimos abajo a la primera de cambio. Díselo a la gente que se está sacando un grado y se parte la cabeza día a día desbordado de exámenes que hace dos décadas ni se pensaba que podrían existir, sabiendo que luego vendrá el máster y con suerte un trabajo medio decente…si no toca sacarse otra mierda más por entonces. Díselo al chaval/a que desde los 12 lleva teniendo relaciones y con 20 años ya ha probado más compañía que sus padres, llevando en su memoria tantas caras y recuerdos a tan temprana edad. Díselo al que ve a sus amigos y amores irse al extranjero por si allí hay más suerte, si no le toca a él. Para ser tratados como molestos inmigrantes y probar en sus carnes lo que hacemos aquí con los latinos o los marroquíes, por ejemplo.

El lunes mi hermano fue a currar en la empresa que lo contrató para una sustitución en las fiestas. De puta madre, ilusionado como él solo, después del par de semanas lo volvían a llamar. Ya iba a ir metiendo la cabeza poco a poco después de no sé cuantos disgustos de mierda. Y cuando llegó con su tapper de pasta, porque la jornada era preciosa por cierto, le reciben con la cara de pescao porque nadie le ha renovado nada. La empresa mediadora (una rata de esas de empleo temporal) se lava las manos, ni idea de lo que ha pasado. Así que a media mañana estaba aquí y se comió su pasta en casa. Se cagó en la madre que los parió y se puso a buscar de nuevo. No sé cuantas historias de estas le han pasado ya y le pasarán. 28 años, todo lo que se le podría pedir a una persona sobre estudios económicos al día, idiomas incluidos. Y dicen que es blandito. Un círculo en el suelo, un pañuelo y dos hierros. El primero que suelte pierde por cagón. Ahí metía yo a todos estos payasos que en vez de reconocer que el mercado capitalista es una mierda que lleva drenando la mano de obra humana por un mero balance de beneficio y coste durante ya casi medio siglo, culpa a las nuevas generaciones de no dar la talla.

Por supuesto que la damos. Y por darla, no podemos trabajar en un banco vendiendo seguros que la vieja de turno no necesita. No podemos ser comerciales estafando a pueblerinos, ni regalar horas no pagadas en bares de mala muerte aguantando a cincuentones que te dicen de todo y tratan a las camareras como a las prostitutas de sus locales favoritos, de esos de parar antes de dormir en la cama con tu mujer. No podemos ser unos hijos de la gran puta aunque haya que hacerlo para ganarse el pan, porque para joder aún más el mundo mejor ni existir.

Les dedico el “Do the Evolution” de Pearl Jam y los mando al carajo. Fundamental en el setlist de mi grupo en cada bolo, panda de pusilánimes que agacharon la cabeza y piensan que eso es el vivir…