Genial Carmelo Gómez. Para siempre Pedro Crespo. Eterno Alcalde de Zalamea

918
Andalucía al Día, El-alcalde-de-Zalamea

El pasado viernes, y hasta este mismo domingo, pudimos ver en el Lope de Vega de Sevilla uno de esos textos inmortales que el Siglo de Oro nos dejó: “El Alcalde de Zalamea”, un texto que está hoy tan vigente como antaño y que se conserva infante.  Es majestuoso pensar que siglo y medio antes de que en lo que hoy es Estados Unidos se redactara que todos los hombres nacen iguales, en una España que sólo tuvo ingenio, Calderón escribiese que un pueblerino tiene la misma dignidad y el mismo honor, sino más, que hidalgos y capitanes de violentados tercios.

En esta ocasión Carmelo Gómez se disfraza de Pedro Crespo, el Alcalde de Zalamea en cuestión, con un resultado sobresaliente. La blancura de la camisa que viste sin que le quede mácula tras riñas y discusiones equivale al alma que caracteriza, además, da a su personaje el carisma que marca la diferencia y nos conduce a lo largo de toda la obra, ya sea en momentos tensos o en momentos de ingenioso humor que el guión nos regala.

También muy destacables Joaquín Notario en el papel de Don Lope, personaje que marca la línea que quiso dibujar Calderón, la honradez es un segmento que cubren ricos y pobres, entendiéndose a las mil maravillas con Carmelo Gómez en el escenario. Notable Nuria Gallardo en el papel de Isabel, personaje que, viendo las cifras actuales de violencia de género, no sólo es brillante, sino que también es necesario, cuyas escenas más trágicas son interpretadas con muy buen criterio. Y se ha de escribir el acierto de Helena Pimienta al dar a la obra un carácter conceptual tan original como placentero de ver, así como el buen hacer de los secundarios.

En definitiva, majestuosa obra que entraña la responsabilidad de convertir papel hecho de magia en vida, y esplendorosa puesta en escena de una compañía que responde a esta responsabilidad con maestría. ¡Vayan al teatro!