Golpe de Timón

1297
Foto Susana Díaz, Flickr (autor Junta de Andalucía, diciembre 2016). Foto Pedro Sánchez, Flickr (autor Psc barcelona 2015). Foto Patxi López, Flickr (autor Irekia)

¿Se podría denominar lo que está ocurriendo en el PSOE como un golpe de timón? Tradicionalmente este dicho se usa para indicar que estamos a p: Psc barcelona 2015 unto de que se precisa efectuar un cambio en el rumbo de las cosas, pues el que presenta actualmente no es conveniente, por distintos motivos.

Por ello, es la expresión más apropiada que puede aplicarse a la situación actual del socialismo español, del socialismo tradicional sería más correcto decir. Las convulsiones, jugadas magistrales, ayuda de los patriarcas, candidaturas interpuestas, negociaciones encubiertas, “orientar” el voto, poner trabas desde al aparato, etc. son síntomas de que algo huele bastante mal en el panorama del partido de don Felipe González, don Alfonso Guerra y los importantes segundones (ZP, Rubalcaba…). Cuando se tiene que recurrir a tan expertos timoneles para “enderezar” el rumbo es porque desde la nave no se controla el oleaje.

Lo singular de la situación, es el golpe de timón que algunos de estos destacados personajes han dado a su vida, o al menos a lo que expresaban públicamente. Los que hace unos años, no muchos, defendían posiciones progresistas donde los intereses de la clases populares no se ponían en tela de juicio (derechos de los ciudadanos, derechos de los trabajadores, enfoque social de la economía, prevalencia de la sanidad pública, potenciación de la enseñanza pública, extensión de la cultura a las capas populares, defensa de un estado federal…), estos mismos espadachines, baten el cobre ahora en sentido contrario (defienden a golpistas extranjeros a cambio de suculentos honorarios, apoyan y exigen acuerdos con la derecha, se oponen a que se pronuncien en referéndum los ciudadanos sobre su independencia, defienden la prolongación de la vida laboral hasta límites vergonzantes, gestionan aprovechando su situación de privilegio e influencia intereses de empresas privadas…) y encima tienen el descaro de descalificar a los que no piensan como ellos o hacen planteamientos opuestos. Cabría preguntarse si lo que quiere esta élite clasista, en el sentido tradicional del término, es salvar sus privilegios, sus carteras y sus intereses.

El colmo de la falta de respeto se dio cuando se forzó, en buena lid se cesó aunque se utilizara la maniobra del abandono, la dimisión de un Secretario General elegido por la militancia y despeñado de hecho por los santones. ¿Quiénes son los dirigentes del PSOE para hacer lo contrario de lo que diga la militancia? Eso en nada se parece mínimamente a un sistema democrático. ¡Aviados están los ciudadanos si los que usan tales artimañas son los encargados de llevar adelante la democracia española! En cuanto haya algo contrario a sus intereses no dudarán un momento en dar un “golpe de timón”.

Entre muchos ciudadanos se está imponiendo la sospecha de que “Susana sale, sí o sí”. Entre esto y la negación de la democracia interna no hay ni la mínima distancia. Y es que, en contra de lo que dice el aserto de que las ratas son las primeras en abandonar el barco, en este caso las ratas no abandonarán el barco hasta que consigan hundirlo.