Harry Potter y la discriminación [ojo, spoiler]

1733
(AP Photo/Adam Butler)

A pesar de que es posible que haya bebido jarabe de Peter Pan, en estos días tan austeros en cuanto a derechos humanos se refiere, quería romper una lanza por la infancia. Harry Potter no es el libro mejor escrito de la historia, pero es incuestionable que ha dejado un profundísimo calado en toda una generación, y, si miramos con ojo crítico, veremos que aprendimos bastante más de lo que pensábamos.

La lucha de Voldemort, némesis de Harry Potter, es la de purificar la sangre mágica: Los hijos de muggles no puden tener magia, no son bien recibidos. Hay, en este sentido, una ley entre sus seguidores: No casarse con alguien que no sea “de sangre pura”. Esta concepción racista se traduce en clasismo dentro del mundo de la magia (por ejemplo, la familia de Ron Weasly, mejor amigo de Potter, es a menudo motivo de burla por ser pobre y, además, por trabajar en la protección de muggles) y en la esclavización de otras criaturas mágicas, como los elfos domésticos a los que Hermione Granger trata de liberar.

Fotograma de Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 1
Fotograma de Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 1

Remus Lupin es uno de los tres mejores amigos del padre de Harry Potter, quizás el más cabal de la pandilla, además, es miembro de las dos Órdenes del Fénix, el ejército de guerrilla mágica que luchó contra Voldemort en las dos guerras que hubo y, en el tercer curso de Harry, Ron y Hermione en Hogwarts, se convierte en el profesor de Defensa contra las Artes Oscuras. Remus Lupin es licántropo, con cuatro años fue mordido por un hombre lobo y vivió siempre con ese estigma, escondiendo su condición, con miedo de ser descubierto y rechazado, aunque refugiado siempre en la incondicionalidad de sus amigos. Cuando el tiempo avanza, comienza su relación con Nymphadora Tonks, y aunque se confiesa enamorado, no puede dejar de vivir con un miedo que se multiplica cuando ella se queda embarazada. A pesar de su maestría con la varita, su tremendo valor, su sabiduría y su carisma, no deja de pensar que su hijo será el hijo de un hombre lobo. Todo por el muerdo de alguien con quién no se fue lo suficientemente cauto. Esta fue la manera que tuvo JK Rowling de enseñarle a mi generación la dignidad de quién padece VIH.

En los libros no se dice una palabra al respecto, pero se deja entrever que había una relación muy especial entre Albus Dumbledore y su antiguo compañero Gellert Grindelwall, quién posteriormente se torna en tenebroso y, en cuestiones oscuras, sólo es superado por Voldemort. La relación era tan especial como la que tienen Harry y Ginny, por ejemplo: Dumbledore es gay. De hecho, se conoce que en una revisión de guión, Rowling tuvo que corregir un diálogo en el que Dumbledore reconocía su atracción por una mujer, fue entonces que los guionistas de la película conocieron que Dumbledore era homosexual. Lejos de los estereotipos, Dumbledore es el mago más poderoso de todos los tiempos y su capacidad de liderazgo es incuestionable. Quizás hoy, gracias a la providencia, un personaje como Dumbledore no sea tan necesario, pero tengan en cuenta que Harry Potter es un libro que salió al mercado a final de los años 90, en 1997, ocho años antes de que en España se legalizara el matrimonio igualitario.

Del mismo modo, ¿Cómo es que una mujer poderosa, madura y sabia como Minerva McGonagall nunca se casó? Madame McGonagall es hija de bruja y muggle, su madre renunció a la magia por su esposo, cuando ella, siendo un bebé, movía de sitio los juguetes su padre empezó a preguntarse qué sucedía. Cuando terminó los estudios en Hogwarts le fue ofrecido un puesto en el Ministerio de Magia, su talento era prodigioso, pero ese verano apareció un hombre muggle que le propuso matrimonio y, aunque la señora McGonagall estaba muy por la labor, sabía que eso significaría renunciar a la magia y ser tan infeliz como lo fue su madre, por lo que no se casó nunca: Eligió no renunciar a su vida. Años más tarde acabaría siendo sub-directora del Colegio de Magia y Hechicería más importante del mundo.

Minerva McGonagall y Molly Weasley liderando a la Órden del Fénix en la Batalla de Hogwarts

De ese modo, las cabezas pensantes de Hogwarts eran un homosexual que dio la vida para derrotar a Voldemort y una mujer que, a la postre, se erigió en la General que lideró a los buenos en la batalla de Hogwarts, la más definitiva. Es, simplemente, maravilloso.