El Hospital Puerta del Mar premiado por sus intervenciones con pacientes despiertos

Un total de 13 personas se han beneficiado desde que se puso en marcha en 2016 esta técnica, que preserva el lenguaje y la movilidad de los miembros.

825
Neurocirugía paciente despierto

El Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz ha recibido un reconocimiento en el último congreso de la sociedad andaluza de esta especialidad por intervenir a pacientes despiertos, un procedimiento que el centro desarrolla desde 2016 y del que se han beneficiado 13 personas. Esta cirugía, que desarrolla un equipo humano multidisciplinar con una potente tecnología, preserva el lenguaje y la movilidad de los miembros de los pacientes.

El jefe del Servicio de Neurocirugía, José Luis Gil Salú, ha explicado que las intervenciones neuroquirúrgicas “están en continuo avance humano y tecnológico” y ambos “deben ir de la mano”, pues es la formación del especialista y su dedicación, “la que consigue llegar más lejos y mejor, apoyándose en las nuevas tecnologías”. Además, asegura, muchas de las intervenciones neuroquirúrgicas precisan de la participación de otros especialistas que hagan posible operar pacientes “en situaciones poco imaginables hace tan sólo unos pocos años”.

En el campo de la Neuro-Oncología, operar tumores de pacientes que se asientan en áreas elocuentes, esto es, de las que dependen funciones como el lenguaje o la movilidad de miembros, “era hasta ahora un reto, ya que los pacientes necesitan y agradecen que no sólo se extirpe un tumor, sino que esto se haga preservándole la función”.

En un intento de progresar en este ámbito, el Servicio de Neurocirugía y el Comité de Neuro-Oncología del Puerta del Mar han incorporado en los últimos años tanto a profesionales expertos en estos campos, como nuevas tecnologías. Si primero fue la ecografía intraoperatoria, la neuroendoscopia, y luego la neuronavegación, desde el año 2016 han integrado en un equipo humano multidisciplinar a las personas y la tecnología necesarias para llevar a cabo cirugías con pacientes despiertos, para preservar el lenguaje, y el ‘mapping’ neurofisiológico avanzado, para preservar la movilidad de miembros.

Además del neurocirujano, anestesistas y las instrumentistas que configuran el equipo habitual, se han incorporado la neuroradiología y los neuropsicólogos, así como los neurofisiólogos, para el manejo integral del paciente durante una cirugía compleja, que se hace con el paciente consciente y colaborador para la ejecución de los paradigmas verbales, y continuamente monitorizado en sus funciones vitales, y neurológicas.

A juicio de Gil Salú, la experiencia en estos más de 18 primeros meses ha supuesto “resultados esperanzadores y que demuestran el buen hacer del equipo”. Así, la presentación del protocolo de trabajo y sus novedades, ha sido galardonada con el premio a la mejor