Ibrahim Maalouf lleva Beirut a Nueva Orleans

603
Andalucía al Día, Ibrahim Maalouf

El virtuoso trompetista libanés llenó anoche el Teatro Lope de Vega y desarrolló un disco homenaje a la cantante egipcia Oum Kalthoum, pero, como él mismo dijo, “traduciendo su obra al jazz”.

De esa forma armonizó tres elementos: El primero la música originaria de Kalthoum, que le da la excusa perfecta para conjugar el verbo jazz en los colores árabes que caracterizan su música, el segundo su propia formación clásica que hizo dar al concierto forma de sinfonía y, por último, el lenguaje del jazz. Los tres elementos manejados a la perfección.

Llama la atención esa forma de tocar como si estuvieran improvisando, pero sin improvisar, pero más que eso, llama la atención todo lo contrario: El hecho de que, al principio del concierto, tuvieron que improvisar porque fue mal el sonido del saxofón, pero pareció que estaba todo ensayado tal cual se estaba tocando. También de destacar la depuradísima técnica no sólo de Maalouf, sino de toda la banda: El sonido era limpio, inmaculado, cada nota que se tocaba era precisa y tenía un depurado sentido.

Técnica aparte, la música de Maalouf hace que Beirut sea un barrio de la vieja Nueva Orleans, una mudanza a una casa en la Luisiana cuyo jardín es un cachito del Oriente Medio. La percusión es eminentemente norteamericana, pero esa trompeta tiene al Mediterráneo dentro.

En definitiva, gran interpretación la que un divertidísimo Ibrahim Maalouf hizo en Sevilla, ojalá vuelva pronto.