Incognito imparte en el Portón del Jazz una lección magistral de vitalidad y talento

El grupo británico no defraudó a los presentes con un espectáculo vibrante y que brilló por su fusión de géneros y ritmos

585
Andalucía al Día, Incognito

Era uno de los conciertos más esperados del Portón del Jazz 2016 y no defraudó a los presentes. La banda Incognito, gran exponente del denominado ‘acid jazz’ británico, impartió anoche en Alhaurín de la Torre una lección magistral de fuerza, vitalidad, energía y talento, en un espectáculo vibrante, el cual levantó la admiración del público que llenó nuevamente el auditorio de la Finca Municipal El Portón, convertido en una bomba de ritmo y seducción. Fue un gran ‘show’ que ha quedado ya escrito con letras de oro en la historia del ciclo, que encara la recta final de una de las ediciones más exitosas y multiculturales que se recuerdan.

Al igual que en las dos citas anteriores, las del trío formado por DeJohnette, Coltrane y Garrison y la de Lucky Peterson de la semana pasada, numerosos aficionados venidos de diferentes ciudades abarrotaron los emblemáticos jardines de Alhaurín de la Torre para disfrutar del festival. Más de una hora antes de que Incognito irrumpiera sobre el escenario los primeros espectadores hicieron entrada en el recinto, donde el buen ambiente reinó durante toda la velada. El grupo Alexey León Quintet fue en esta ocasión el encargado de romper el hielo, dentro del Concurso de Talentos del Portón del Jazz que organiza el Área de Cultura desde hace algunos años para promocionar a los artistas emergentes del género.

La plaza Antonio Romero de El Portón acogió de nuevo a los teloneros, en un concierto que esta vez apostó por los sones cubanos, mezclados con otros ritmos latinos e influencias del mejor jazz anglosajón. Alexey León, el líder de este quinteto formado por intérpretes oriundos de Cuba pero establecidos la mayoría de ellos en distintas ciudades españolas, acaparó la atención de los asistentes con un cóctel de sonidos muy singular. Este saxofonista, cantante, compositor y profesor, estudió en Valencia con Perico Sambeat y se graduó en la academia Gnessin. Entre 2010 y 2013 fue profesor de saxofón y flauta en la Universidad de Moscú. Asimismo se integró en numerosas bandas y orquestas rusas de gran prestigio, y ha tocado con músicos como Herbie Hancock, Eddie Gómez, Jorge Pardo o Alain Pérez, entre otros. Su actuación de ayer han convertido al grupo en uno de los favoritos en alzarse con el premio del concurso.

Poco después de las diez y media el gran espectáculo de la noche se trasladaba al auditorio. Hacía semanas que se colgó el cartel de no hay billetes para presenciar el concierto de Incognito, que cumplió con las expectativas con una poderosa y divertida puesta en escena. Hasta una decena de intérpretes y vocalistas de diferentes orígenes conforman este conjunto, un proyecto personal y profesional de Jean-Paul ‘Bluey’ Maunick, fundador y guitarrista de la formación y autor de la mayoría de sus composiciones.

Todos ellos se dejaron la piel sobre el escenario, en todo un ejemplo del particular género surgido de la fusión de los ritmos principalmente afroamericanos que nacieron como alternativa al panorama ‘dance’ inglés de los años 80, siempre con toques del ‘funk’, conformando un estilo muy bailable y enérgico. La alegría y el poderío de Incognito se contagió en varios momentos al público, rendido a una experiencia fantástica. Cantantes, percusionistas y músicos se confabularon en un derroche de ingenio y virtuosismo para deleite de los aficionados. Incognito dejó patente sus heterogéneas influencias, desde Stevie Wonder a Marvin Gaye, Santana, Eart Wind & Fire o Kool & The Gang, pero también su propia personalidad, labrada a lo largo de más tres décadas. Desde su formación hace 36 años, numerosos artistas y colaboradores han pasado por las filas de esta formación, que ha tocado prácticamente en todos los grandes festivales del género, en un currículum envidiable y del que ya forma parte para siempre Alhaurín de la Torre.

Próximos conciertos

Dhafer Youssef (Tabulah, Túnez, 1967), virtuoso del laúd, músico autodidacta con una prodigiosa voz, posse una productiva trayectoria y ha publicado siete álbumes en solitario, además de numerosas colaboraciones con otros referentes internacionales del jazz. Su estilo, caracterizado por el continuo mestizaje, combina ingredientes árabes y multiculturales con sonidos contemporáneos, de forma genuina e intensa sin servirse para ello de bases enlatadas. Su concierto cerrará el festival el día 29 de julio y el precio de las entradas es de 20 euros.