Incomprensible

Me parece incomprensible. No lo entiendo, ojalá alguien haga el esfuerzo de explicármelo.

213
La manada somos nosotras. Europa press

El mundial está siendo incomprensible. Alemania pierde contra México; Francia sufre contra un Perú valiente; España, contra irán; la alineación de Sampaoli contra Croacia ha sido poco menos que una broma futbolística. Todo resulta extraño, en términos políticos, postmoderno. Todo tiene una visibilidad que se debe, sobre todo, a la mediocridad del que debería asumir responsabilidades.

Incomprensible

Banega, un jugador de categoría, en el banquillo. ¿Dónde está Di María? Sampaoli salía a jugar al fútbol con una alineación de verbena. Para colmo, Willy Caballero, otrora portero serio, hace ese esperpento. ¿Quién se la da a Messi? ¿Cómo hacemos para hacer que el balón le llegue al bueno? Lo cierto es que, para la selección argentina, el balón ha parecido un artilugio pestilente, algo ha evitar.

Así que Sampaoli tendrá que dar explicaciones de este estropicio. Lo único que le cabe es explicarse, decir porqué ha hecho eso. ¿Cómo es que, a priori, teniendo todo de cara, lleva haciendo el panoli desde la clase de clasificación? Van a llover las críticas. Muchas de ellas, probablemente, serán injustas. Fruto de la incomprensión que todo esto produce, van a caer insultos hasta en el carnet de identidad.

Me recuerda a algo…

Todo parece estar de cara y, sin embargo, el primer golpe es amargo. ¡Cuánto se parece la fase de clasificación de Argentina a la primera sentencia de la Manada! Le roban el móvil; pierden contra equipos menores. Son cinco tipos, ¡cómo no va a ser violencia!; hacen partidos ridículos. Como si fuera en el descuento, un juez pide la incomprensible absolución; en el descuento, Messi hace una de las suyas y Argentina se clasifica. Y no es agresión, sino abuso. 

Y ya hay convocadas manifestaciones. El populismo punitivo es casi siempre erróneo, pero qué amargura. ¿Qué hacen ellos en la calle? No lo comprendo. La comparación, lo sé, es fútil, ¡cómo no va a serlo! Pero hay que traducirlo de alguna forma, hacer un símil, tratar de buscarle una explicación. Algo que nos dé algún tipo de argumento para seguir creyendo en la justicia. La diferencia, claro está, es que el mundial es una insensatez y una violación algo demasiado cotidiano.

La banalidad hace que nos impresione más un 3-0 que el número feroz de agresiones machistas que se producen. Esa era mi intención, y lo siento si he parecido frívolo, pero para intentar comprender la decisión judicial he tenido que recurrir a algo cuyo funcionamiento entiendo mucho mejor. Me parece incomprensible. No lo entiendo, ojalá alguien haga el esfuerzo de explicármelo.