IBIMA y el Hospital de Málaga lideran un estudio europeo en enfermedades neurodegenerativas

341

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) y del Hospital Regional de Málaga, liderado por la investigadora Beatriz García Díaz, va a dirigir un grupo a nivel europeo para el estudio de la implicación de los vasos sanguíneos en los procesos de reparación de la mielina en enfermedades neurodegenerativas tan severas como la Esclerosis Múltiple. Este ambicioso proyecto que aúna miembros del grupo de “Neuroinmunología e Neuroinflamación” de IBIMA y del grupo de “Myelin Plasticity and Neurodegeneration” liderado por la Dr. Anne Baron Van Evercooren del Instituto ICM en Paris, ha recibido financiación por parte de dos fundaciones internacionales: la Fundación ARSEP para la investigación de la Esclerosis Múltiple y NeurATRIS, componente francesa del Consorcio Europeo de Infraestructuras para la Investigación traslacional EATRIS-ERIC, enfocada a terapias innovadoras en neurociencia.

La investigadora Beatriz García acaba de incorporarse al Instituto, en el marco del programa estatal para la promoción del talento con un contrato Miguel Servet, programa Miguel Servet del Instituto de Salud Carlos III, organismo adscrito al Ministerio de Ciencia e Innovación. La Dra. García Díaz se ha incorporado al grupo de Neuroinmunología e Neuroinflamación, del que actúan como responsables los Dres. Pedro Serrano, Guillermo Estivill y Laura Leyva, vinculado a la Unidad Clínica de Neurociencias del Hospital Regional Universitario de Málaga, dirigida por el Dr. Serrano, y tras haber realizado un exitoso recorrido postdoctoral que le llevó a trabajar en los últimos diez años en la Universidad de Columbia (NY), y el Instituto del Cerebro de Paris (ICM), centros de excelencia reconocidos.

La Dra. García Díaz aportará un enfoque novedoso en neuropatología a partir del estudio de los cambios metabólicos que experimentan en el sistema nervioso central las células productoras de la mielina, los oligodendrocitos, y su papel en los procesos de reparación de esta cubierta mielínica, esencial para la transmisión entre las neuronas.

Además, García Díaz asegura que “esta nueva línea abarcará distintas enfermedades muy preocupantes y de gran calado en la sociedad, tanto las enfermedades desmielinizantes neurodegenerativas, como la Esclerosis Múltiple, así como en las de origen genético, incluyéndose entre ellas la enfermedad rara de Pelizaeus Merzbacher”.

En este contexto, el papel de los vasos sanguíneos en la reparación de lesiones desmielinizantes representa un factor crucial en la inducción y mantenimiento de estos cambios metabólicos de las células productoras de la mielina. Este enfoque innovador, avalado por las fundaciones internacionales que han financiado el proyecto, promete abrir nuevas vías terapéuticas en el campo de las enfermedades neurodegenerativas.