Investigadores del IMIBIC elaboran una guía para aliviar los problemas psicológicos que pueden surgir tras superar un cáncer

784
Andalucía al Día, IMIBIC
Ponencia Francisco García

Investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC) y de la Universidad de Córdoba (UCO), han elaborado una guía titulada “Guía de tratamientos psicológicos eficaces en psicooncología. Alteraciones psicológicas y físicas”, que tiene como fin facilitar el proceso de elección del tratamiento adecuado para aliviar los problemas psicológicos que pueden experimentar las personas supervivientes al cáncer.

Esta obra es una guía que analiza de forma rigurosa y crítica los tratamientos psicológicos eficaces en psicooncología, y puede ser utilizada tanto por profesionales interesados por conocer las técnicas más eficaces en este campo, como por personas que han superado un cáncer y sus familiares, que buscan mayor información acerca de las consecuencias de la enfermedad y cómo paliarlas.

El doctor Francisco García-Torres, uno de los investigadores autores de la guía, que ha pronunciado una ponencia sobre esta obra en las Jornadas de Psicooncología celebradas en la Akademia Ignatianum W Krakowie, en Cracovia (Polonia), ha destacado que gracias a la mayor efectividad de los tratamientos médicos contra el cáncer, ha aumentado de manera considerable el número de personas que supera la enfermedad, “dando lugar a nuevas prácticas clínicas y de investigación dirigidas a paliar sus consecuencias en los supervivientes”.

La guía expone la eficacia de las diferentes intervenciones psicológicas desarrolladas para aliviar las consecuencias psicológicas y físicas, que pueden aparecer en personas que han superado un cáncer, e incluye recomendaciones sobre los tratamientos psicológicos más adecuados, con descripciones para facilitar su comprensión y aplicación.

En concreto, la guía incluye diferentes apartados como la supervivencia al cáncer, la depresión en los supervivientes, la ansiedad, el trastorno por estrés postraumático, las alteraciones cognitivas, el consumo de tabaco y de alcohol, la fatiga, las alteraciones en el sueño y en la sexualidad, el dolor, la obesidad, y la eficacia de los tratamientos psicológicos.