Investigadores malagueños identifican varios genes que podrían estar implicados en la hipersensibilidad a los AINES

En el estudio, en el que participa el Hospital Regional de Málaga e IBIMA y coordina la Universidad de Málaga, han sido analizadas muestras de 1.200 pacientes con alergia

507
Andalucía al Día, Proyecto Europeo Alergia SymbioMath

Tras cuatro años de estudio, investigadores malagueños participantes en el proyecto europeo Mr.Symbiomath han identificado una región del genoma asociada a los AINES (antinflamatorios no esteroides), donde se encuentran varios genes que podrían estar implicados en la hipersensibilidad a los AINES.

Después de cuatro años, investigadores de la Unidad de Gestión Clínica de Alergología del Hospital Regional de Málaga e Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), y del Departamento de Arquitectura de Computadores de la Universidad de Málaga (UMA) – como coordinador del estudio – han finalizado el mismo proyecto en el que han participado centros de investigación y empresas procedentes de España, Austria, Alemania; y grupos con interés en el proyecto, de Brasil y Francia, especializadas en estudios de biomedicina y expertos en el manejo de grandes cantidades de datos.

El objetivo del proyecto, que ha contado con una financiación de 2.6 millones de euros procedentes de la Unión Europea, era el desarrollo de herramientas – algoritmos complejos – que ayuden al análisis y estudio computacional de grandes cantidades de datos biológicos y biomédicos, para su posterior aplicación en el estudio de la relación entre estos datos biológicos y la detección precoz de alergias y reacciones a fármacos respectivamente.

El grupo de investigación de Alergología del Hospital Regional e IBIMA ha participado en el proyecto proporcionando datos para el análisis de 1.200 pacientes con sensibilidad a los AINES, y pacientes sin reacciones alérgicas; así como en la validación de los estudios desarrollados, mediante la identificación de correlaciones entre las variables genéticas y las reacciones adversas a medicamentos del grupo de pacientes que han participado en el estudio.

De otro lado, el grupo de investigadores de la UMA – que coordina el proyecto – han diseñado complejos algoritmos para el análisis de grandes conjuntos de datos genómicos, para conocer si existen diferencias entre las variaciones genómicas de pacientes alérgicos – concretamente con hipersensibilidad a los AINE – y las de sujetos sanos que toleran los fármacos.

Tras la finalización de este proyecto, los investigadores tendrán que confirmar los resultados obtenidos, replicando el análisis en los 312 pacientes en los que se ha hallado la correlación genética.

En palabras de la directora de la UGC de Alergología y vicedirectora del IBIMA, María José Torres, “una vez podamos confirmar qué genes son los que están relacionados con las reacciones alérgicas, podremos establecer mejor cómo tratarlas y, quizás, predecir qué pacientes son de alto riesgo”.

Para el coordinador del proyecto y profesor del Departamento de Arquitectura de Computadores de la UMA, Oswaldo Trelles, “desde la UMA hemos ayudado a acelerar el proceso para el estudio de zonas concretas del genoma y su posible implicación en la hipersensibilidad a estos fármacos, a través del desarrollo de técnicas computacionales muy complejas, en colaboración con centros tecnológicos y académicos de Austria y Alemania”.

Asimismo, el grupo de investigadores del Hospital Regional, junto con la UMA y el resto de grupos españoles, austriacos y alemanes que conforman el consorcio europeo, ha estado implicado en el diseño de un ‘flujo de trabajo en la nube’ (conjunto de aplicaciones interconectadas) para el análisis de datos masivos genéticos. La posibilidad de disponer de este recurso computacional en la nube, va a permitir que otros grupos de investigadores u hospitales, puedan acceder a la potencia de cálculo que nedcesiten y cuando lo necesiten, sin necesidad de disponer de recursos computacionales propios.

Proyectos como este pretenden facilitar la labor de los investigadores clínicos que necesitan información del genoma humano, en los estudios que llevan a cabo en el campo de la biomedicina con el objetivo de mejorar la salud ciudadana.