La compañía El espejo negro trae al festival de títeres del Teatro Alhambra ‘Óscar el niño dormido’

Las representaciones serán los días 18 y 19 a las 21 horas en el Teatro Alhambra de Granada

649
Andalucía al Día, Oscar el niño dormido

El Espejo Negro es una compañía teatral con un sello absolutamente propio, creada en 1989 por el autor andaluz Ángel Calvente, con un lenguaje corrosivo y burlón. Sus espectáculos son provocadores, innovadores y técnicamente impecables, y han marcado un estilo y una forma de hacer teatro que lo identifican como creador de un nuevo estilo de teatro con marionetas, es decir, con un sello absolutamente original.

Ángel Calvente desde sus principios ha perseguido la dignificación del mundo de la marioneta. En estos momentos es uno de los principales exponentes de las posibilidades del teatro de títeres tanto para adultos como para niños y niñas. Un referente dentro del mundo teatral de la marioneta.

Sus montajes han sido vistos en programaciones y festivales de Europa, América y Asia.

Al XVIII Festival Internacional de Teatro con Títeres, objetos y Visual del Teatro Alhambra, la compañía malagueña trae su última creación, la historia de Óscar, un niño que quedó sumergido en un largo y profundo sueño, dormido.

Un dormir comatoso que lo llevó a estar ensoñando nueve meses, con todos sus días y noches, semanas y meses, minutos y horas sin poder moverse. Un coma de buenas noches en el que sus padres dedicaron todo su tiempo a recordarle los cuentos que le habían leído a los pies de su cama desde muy pequeño, antes de apagar la luz y recibir el beso del sueño. Su hermana menor no entendía si aquello del coma era como las siestas de verano después de comer sandía, o jugar a la gallinita ciega y por eso no se movía… Pero una voz al oído de Óscar le decía que tenía que despertar y volver a correr y a jugar con su hermana Lucía. Y dejarse de cuentos chinos, e ir al colegio con sus compañeros y amigos, y jugar al baloncesto como hacia de lunes a viernes todas las tardes incluso en invierno.

Tras nueve meses de sueño, una mañana fría de invierno, algo extraordinario sucedió… Y Óscar primero abrió un ojo, y luego los dos, bostezó y despertó… Pero Óscar no recordaba como hablar ni escribir y tampoco como andar…

El Espejo Negro dedica esta función a todos los que han despertado de un coma y a los que están por despertar. Una historia dura de base pero que Ángel Calvente aborda desde un punto de vista positivo, desde la superación, la amistad y el amor.

Como ha dicho la crítica: una nueva obra maestra de El Espejo Negro pero más rematadamente emocionante que todo lo que habíamos visto hasta ahora (Pablo Bujalance).