La Fundación Pro CNIC prolonga su compromiso con el CNIC hasta 2028

La Fundación Pro CNIC reitera su compromiso hasta 2028 con la investigación cardiovascular de excelencia que se realiza en el CNIC bajo la dirección del Dr. Valentín Fuster.

102
Pro CNIC

El Secretario General de Coordinación Científica, D. Rafael Rodrigo, y el Presidente de la Fundación Pro CNIC, D. Luis de Carlos, han formalizado un convenio para renovar el compromiso adquirido por las 13 empresas privadas que constituyen la Fundación Pro CNIC para continuar participando en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), que dirige el Dr. Valentín Fuster, hasta el año 2028.

Gracias a este ejemplo innovador de colaboración público-privada, el CNIC se ha consolidado como un referente mundial en materia de investigación biomédica. Así, el CNIC ha sido merecedor de la acreditación Severo Ochoa como reconocimiento por su excelencia internacional en el campo de la investigación.

La Fundación Pro CNIC es una entidad a través de la cual estas 13 empresas pioneras canalizan sus aportaciones destinadas a la financiación del CNIC lo que la ha convertido en un referente de éxito en el mecenazgo científico. En ella convergen los intereses solidarios de algunas de las empresas más importantes de España: Acciona, Banco Santander, BBVA, Endesa, Fundación Mapfre, Fundación Mutua Madrileña, Fundación Ramón Areces, Fundación Repsol, Naturgy, Inditex, “la Caixa”, Prisa y Telefónica.

La financiación de los patronos de la Fundación Pro CNIC contribuye a que la investigación del CNIC repercuta directamente en el cuidado y la mejora de la salud de la población general. Además, parte de sus innovaciones se traducen en patentes que generan un retorno económico y favorecen el desarrollo del I+D+i de España.

Tres ejemplos ilustran esta contribución: Por una parte, la comercialización de la polipíldora, desarrollada por el CNIC, ha generado ya royalties de más de 1,5 millones de euros convirtiéndose en el primer fármaco aprobado en Europa para la prevención secundaria cardiovascular. Otro ejemplo de investigación traslacional es la nueva patente en imagen cardiaca del CNIC, que ha acortado los tiempos de la resonancia magnética de 40 minutos a menos de uno. Esta tecnología es imprescindible para ver la función y la anatomía del corazón. La sustancial reducción de tiempo tendrá una importante repercusión en el bienestar del paciente, en la eliminación de las listas de espera y en un diagnóstico más preciso para un mayor número de pacientes. Por último, el biomarcador para el diagnóstico de miocarditis aguda identificado en el CNIC ha permitido desarrollar un biosensor capaz de distinguir entre dicha enfermedad y un infarto en solo 30 minutos con una muestra de sangre del paciente para, así, poder tratarlo adecuadamente.

Además, gracias a la Fundación Pro CNIC se seguirán identificando y formando jóvenes brillantes que muestran interés por la ciencia y por la investigación desde etapas tempranas de su educación y que son ya parte de la cantera de investigadores de excelencia de nuestro país.

Según palabras del Dr. Fuster, Director General del CNIC, “esta innovadora fórmula de financiación del CNIC público-privada, que gracias a este acuerdo se mantiene hasta 2028, va a permitir al CNIC permanecer como referente mundial en la investigación cardiovascular cuyos beneficios se trasladan al paciente”. Desde CNIC, se valora muy positivamente la relación con las instituciones que integran la Fundación Pro CNIC: “Hemos demostrado que se trata de una fórmula eficaz y sostenible que, en definitiva, garantiza la excelencia en la investigación cardiovascular, la única forma de avanzar en la lucha contra la que es la primera causa de muerte en los países desarrollados y que pronto lo será también en las regiones más pobres”, explica el Dr. Fuster.

Por su parte, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, ha expresado su satisfacción sobre este nuevo impulso para que el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares continúe fomentando la investigación traslacional de excelencia en beneficio del paciente y de la sociedad.

El Presidente de la Fundación Pro CNIC, D. Luis de Carlos, ha mostrado su especial agradecimiento a los patronos por su implicación constante en el proyecto y por su contribución a la investigación cardiovascular. A finales de 2028 las empresas de la Fundación Pro CNIC habrán aportado más de 90 millones de euros al proyecto. Según D. Luis de Carlos, “es una gran noticia para nuestro país que este grupo de empresas alargue su compromiso demostrando una vez más, a través del mecenazgo científico, su implicación tanto con el I+D+i, esencial para la competitividad de nuestro país, como con la mejora sustancial de la calidad de vida de todos los españoles”.

Es interesante destacar que, dentro de este modelo innovador, estas empresas no solo aportan fondos, sino que también colaboran en la toma de decisiones y organización del centro a través de su participación en el Patronato (Fundación Mapfre, Banco Santander, Telefónica y Fundación Bancaria “la Caixa) y la Comisión Delegada del CNIC (Fundación Mapfre y Telefónica)

Sobre Fundación Pro CNIC

En 2005, el gobierno y un grupo de importantes empresas españolas firman un acuerdo para impulsar la investigación cardiovascular española que fue el origen de la Fundación Pro CNIC, entidad a través de la cual estas empresas canalizan sus aportaciones destinadas a la financiación del CNIC, y que es un ejemplo de mecenazgo científico. En ella convergen los intereses solidarios de algunas de las empresas e instituciones más importantes en España: Acciona, Banco Santander, BBVA, Endesa, Fundación Mapfre, Fundación Mutua Madrileña, Fundación Ramón Areces, Fundación Repsol, Naturgy, Inditex, “la Caixa”, Prisa y Telefónica.

Sobre CNIC

El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), dirigido por el Dr. Valentín Fuster, tiene como misión potenciar la investigación cardiovascular y su traslación al paciente. Su actividad le ha merecido ser reconocido como ‘Centro de Excelencia Severo Ochoa’. El centro se financia mediante una fórmula pionera de colaboración público-privada entre Gobierno, a través del Instituto de Salud Carlos III, y la Fundación Pro CNIC que agrupa a 13 de las más importantes empresas españolas.