La Junta apuesta por que el sector agrario sea un espacio laboral de auténtica igualdad

La viceconsejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha intervenido en el Encuentro de Organizaciones de Mujeres Rurales de Ronda.

136
Ana María Corredera en el Encuentro de Organizaciones de Mujeres Rurales de Ronda

El nuevo Gobierno andaluz considera que el presente y el futuro de las áreas rurales pasa por un cambio estructural y del modelo productivo, marco en el que la mujer jugará un papel clave para el que es preciso afrontar las desigualdades que todavía sufre. La viceconsejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Ana María Corredera, ha participado esta tarde en el Encuentro de Organizaciones de Mujeres Rurales Andaluzas “Coordinadas” que se celebra en Ronda (Málaga) y ha abogado por que “el sector agrario sea, no solo un espacio de futuro laboral para las mujeres, sino también un espacio de auténtica igualdad entre mujeres y hombres”.

Durante su intervención en esta primera jornada, Corredera ha recordado la relevancia de la actividad agroalimentaria en la economía andaluza y la transformación que ha experimentado en las últimas décadas. “Aunque la situación de la mujer ha mejorado de forma sustancial, uno de los hechos más trascendentes ha sido su incorporación a la vida económica y social. Esto se hace extensivo al medio rural, aunque más levemente porque se ve amortiguado por un entorno social menos abierto, en el que los cambios sociales y culturales muestran mayor resistencia, y con menos oportunidades para la incorporación de las mujeres a una actividad profesional independiente”, ha señalado. Es por ello que la misión requiere “un mayor compromiso de las administraciones”.

Unos simples apuntes permiten revelar la situación actual de la mujer en el medio rural: de la población total ocupada en el sector agrario el 25,5% son mujeres y de las personas titulares de explotaciones agrarias sólo el 34% no son masculinas, cifra que se reduce al 14% en el sector ganadero. La precariedad, la parcialidad y la inestabilidad caracterizan el empleo femenino en mundo rural. La viceconsejera del ramo ha transmitido que cuestiones como la masculinización, la invisibilidad laboral, la falta de alternativas y la escasa representatividad en puestos de responsabilidad “en ocasiones ha llevado al abandono del medio rural por parte de muchas mujeres y esta tendencia hay que revertirla”. Para ello, Corredera cree “imprescindible el empoderamiento de las mujeres y para ello es fundamental la articulación del movimiento de las mujeres del mundo rural. De ahí la importancia de la creación de una coordinadora como la que saldrá de este encuentro, que movilizará y promoverá la participación”.

En el mismo sentido, la viceconsejera ha destacado la importancia de esta coordinadora como herramienta de interlocución con la Administración para detectar y resolver problemas.