La Junta desarrollará medidas que fomenten la prevención de la dependencia y la promoción de la autonomía personal

382
Andalucía al Día, dependencia

La Junta de Andalucía desarrollará medidas que fomenten la prevención de la dependencia y la promoción de la autonomía personal. Así lo han puesto hoy de manifiesto la secretaria general de Políticas Sociales, Purificación Gálvez Daza, y la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Fernández Ferreiro, en la presentación a colectivos del I Plan Andaluz de Promoción de la Autonomía Personal y Prevención de la Dependencia.

Este Plan, aprobado recientemente en Consejo de Gobierno, prevé una inversión de 1.765 millones de euros en el periodo 2016-2020 para reforzar las medidas orientadas a disminuir el impacto de esta situación y evitar su agravamiento en las personas ya afectadas.

En concreto, sus objetivos básicos son facilitar el desarrollo de una existencia autónoma de la persona en su medio habitual y en condiciones de igualdad; promover el aumento de la esperanza de vida libre de enfermedades y discapacidad; reducir el impacto y agravamiento de las situaciones de discapacidad y dependencia sobre las personas afectadas y sus cuidadoras; mejorar los mecanismos de participación ciudadana y coordinación entre los distintos sectores implicados; formar y sensibilizar a los agentes implicados en el Plan, e impulsar la formación, la investigación y la innovación en estos ámbitos.

En líneas generales, el plan reforzará los servicios de prevención y promoción de la autonomía que actualmente desarrolla la Junta, especialmente en lo relativo al diseño de los itinerarios personalizados de intervención y a la asignación de profesionales para evitar el agravamiento de situaciones de dependencia moderadas. Se pretende así que las personas incluídas en esta categoría (actualmente 99.572), desarrollen y mantengan sus capacidades mediante intervenciones de terapia ocupacional, de atención temprana, estimulación cognitiva, rehabilitación y otros apoyos. Asimismo, se seguirán desarrollando los programas de educación para la salud en centros sanitarios, sociales y educativos; las medidas de incorporación o permanencia en el mercado laboral, y el impulso a la participación ciudadana a través de colectivos y asociaciones.

Para ello, el documento incluye 16 objetivos específicos y 116 acciones, entre las que destacan la realización de un itinerario personalizado que identifique áreas de intervención, actividades e intensidad de los apoyos necesarios a las personas en situación de dependencia moderada; la asignación de un o una profesional de referencia de los Servicios Sociales Comunitarios a la persona en situación de dependencia para acompañarla a lo largo de su itinerario como usuaria del sistema; la creación de un portal web accesible sobre recursos para la prevención de la situación de dependencia y promoción de la autonomía personal; el desarrollo de los programas de envejecimiento activo y saludable; realización de campañas de información y sensibilización relativas a la violencia de género especialmente centradas en mujeres mayores, con discapacidad o en situación de dependencia; el desarrollo de programas que fomenten políticas activas de empleo que faciliten la incorporación al mercado laboral de las personas con discapacidad o en situación de dependencia; y el desarrollo de programas educativos para impedir el abandono escolar del alumnado en situación de dependencia y para favorecer el derecho a disfrutar de un ocio inclusivo y actividades deportivas adaptadas a personas en situación de dependencia

La elaboración del plan ha contado con las aportaciones de más de 130 profesionales y personas expertas, provenientes de más de 40 organizaciones, desde la Administración autonómica a entidades locales, agentes sociales y económicos, organizaciones del ‘Tercer Sector’ y universidades. Por parte de la Junta, han participado las consejerías de Educación; Salud; Igualdad y Políticas Sociales; Empleo, Empresa y Comercio, y Fomento y Vivienda.

Impacto en la provincia

La delegada territorial ha recordado que “de acuerdo con los datos del INE, en Andalucía las personas con discapacidad son 716.136 personas, el 9,58% de su población (el 61,6% son mujeres), de las que 168.600 residen en nuestra provincia”. Asimismo, a 31 de mayo, 111.545 personas en Sevilla tienen reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33% (55.901 hombres y 55.644 mujeres).

Por otro lado, se estima que seis de cada 10 personas con discapacidad se encuentran en situación de dependencia (un 58,6%) y a su vez, la mayoría de éstas (un 63%) son personas mayores de 65 años. En este contexto, según Fernández Ferreiro, “Andalucía es en la actualidad la comunidad autónoma que más personas en situación de dependencia atiende (más del 23% del total nacional). A 31 de mayo, existen en nuestra provincia 35.182 personas beneficiarias que cuentan con 46.436 prestaciones”.

Según ha puesto de manifiesto la delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales “estos datos ponen de manifiesto la apuesta de la Junta de Andalucía por dar respuesta a las necesidades que tienen los andaluces”. Sólo durante el pasado año se incorporaron al sistema de dependencia 7.595 sevillanos y se realizaron 12.084 valoraciones en total. Estas personas ya se están beneficiando de los recursos acordes a sus necesidades, como son los 14.447 sevillanos beneficiarios del servicio de teleasistencia, las 9.673 personas que en la provincia de Sevilla reciben en estos momentos el servicio de ayuda a domicilio, las 4.626 que están incluidas en la atención residencial o los 3.005 usuarios que a día de hoy están en centros de día y noche, entre otras prestaciones.

Por último, Fernández Ferreiro ha recordado que “el objetivo no es sólo dirigirnos a aquéllas personas que ya tienen asignado un recurso, sino apostar por el desarrollo de políticas que eviten o retrasen la aparición de la dependencia. Y esto lo hacemos a través de nuestros centros de participación activa”. Por tanto, respecto a las personas mayores, las medidas se sustentarán en los 32 centros de participación activa que funcionan en la provincia (168 en Andalucía), con 87.800 asociados. Las políticas de la Junta para favorecer la autonomía personal a través de la Estrategia de Envejecimiento Activo cuentan con la máxima puntuación de la Comisión Europea, lo que sitúa a Andalucía como región de referencia en este ámbito.