Podemos y las lecciones de ser de izquierdas

Jesucristo nuestro señor de los cristianos dijo: Ego sum lux mundi. El Rey señor de ellos don Luis XIV de Francia dijo: L'etàt c'est moi. Pablo Iglesias dijo: La izquierda hoy en día es Podemos.

1219
Pablo Iglesias, líder de Podemos, en el congreso de Vistalegre. Europa Press

Jesucristo nuestro señor de los cristianos dijo: Ego sum lux mundi. El Rey señor de ellos don Luis XIV de Francia dijo: L’etàt c’est moi. Pablo Iglesias dijo: La izquierda hoy en día es Podemos.

Todo el mundo lo sabe, nadie opina en contra, hay un acuerdo global y una resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas al respecto: Podemos es la única izquierda. Y eso es así.

Y es así y quien lo discuta está viviendo en paralelo a la realidad, militar en el PSOE es para paletos, paletas y gente que no tiene otra cosa que hacer, además de los anteriores, están los que buscan su puestecito para no moverse jamás. Todos los demás, los de la verdadera izquierda, son de Podemos. Y eso así.

Es más, cuando Podemos, por boca de Pablo Iglesias, para formar gobierno en pos de la justicia social, pidió todos los ministerios que no tenían nada que ver con lo social, tenía toda la razón del mundo. Pides el CNI y te aseguras de forma consecuente la implantación de becas a todos los niveles. Y eso es así.

El populismo no tiene porqué ser malo; basar tu estrategia en medias verdades a menudo insidiosas desde luego sí lo es. Y el marxismo, por supuesto, tampoco es malo; pero contemplar la política como un organismo con una cara a y una cara b sí que lo es: la política es poliédrica, más en un sistema parlamentario: Lo absoluto también es relativo.

Iglesias dice que Podemos es la alternativa al PP, es falso desde todos los ángulos. El día después de la investidura, quién sea que acabe siendo el o la secretaria general del PSOE se sentará en el escaño que corresponde a la jefatura de la oposición. Es decir, desde el punto de vista positivista, la alternativa al PP es el PSOE. Desde el punto de vista de lo que quisiera Podemos, tampoco es verdad: En marzo pudo negociar un Gobierno del PSOE, pero no quisieron y, para que no gobernara el PP, quien fue a la investidura fue Pedro Sánchez para acabar (a sabiendas) lacerado como un cordero.

La estrategia de marzo era bien distinta: decir cosas imposibles que el PSOE no pudiera aceptar para provocar unas segundas elecciones en las que colocarse como segunda fuerza política, pero fallaron. Jaque.

En junio, lo que iba a ser la fiesta del conformismo (hubieran celebrado quedar segundos), se quedó en agua de borrajas, ya estaba todo perdido. Pedro Sánchez atado de pies y manos, como ven, no pudo ni intentarlo, su legitimidad para gobernar era aún menor que en diciembre (y ya es decir); Ciudadanos quiso ser el niño de mamá y decidió que no podía hacer nada con Podemos, que gobernase la lista más votada había pasado de ser ilusión a ser unicornio (por aquello de la emoción de ver a uno); por no ser menos, Podemos dijo que quiénes no querían nada con Ciudadanos eran ellos. Jaque mate.

Las lecciones de Podemos son las del niño enrabietado, la culpa de que vaya a gobernar Rajoy se la reparten entre la política de aparato de Susana Díaz, el mal hacer de Pedro Sánchez, el cuñadismo de Rivera y la soberbia de Iglesias, que en marzo pudo, pero no quiso.  Todos son culpables y que se excluyan de sus tonterías es faltar a la verdad, en el fondo lo saben, Iglesias también. Recuerdo cuando éramos críos y nos poníamos estados en el messenger. Uno de ellos era: “Quien no quiso cuando pudo, no podrá cuando quiera”. La frase tonta de adolescente despechado bien nos vale hoy. Da rabia la paradoja que quién menos haya hecho para gobernar vaya a ser, precisamente, el que repetirá como Presidente del Gobierno.

Las lecciones de Podemos son medias verdades, marketing, al fin y al cabo, famélicos mensajes de ciento cuarenta caracteres vestidos de santa moralidad, ¡Quien gobernara (bien) a fuerza de eslóganes!