La misma historia de siempre

605
Foto Europa Press

Escribir sobre asuntos que detrás solo persiguen dinero y más dinero cada vez me aburre más. Pero están tan pesados con lo de Cataluña que hasta yo me tengo que pronunciar al respecto.

A ver, me resbala. He dicho. Soy un andaluz a favor de la autodeterminación y cualquier grupo/comunidad que pueda acreditarse como tal (no cuenta tu barrio y los colegas del bar), para mí tiene derecho a decidir sobre su futuro como le dé la gana. Y un referéndum es democracia y punto. Es más, quiero muchísimos más (aunque los prefiero sobre otros asuntos). Es como si le dijera a mi vecino que no puede vallar su jardín. ¿Quién me ha dado vela en ese entierro, quién narices me creo? No puedo enfadarme con un catalán porque quiera salirse del equipo. Debo (y es lo que siento) apenarme por las circunstancias en general que han desembocado en todo esto. Y más sabiendo que todos los partidos involucrados en la historia son igual de pendencieros y criminales.

Pero lo peor de todo no es eso. Lo más asqueroso y típico español es que estén usando esta historia para tapar tanta mierda una vez más. Menos incitar a la muchedumbre a discutir, y más contar que cojones ha pasado con los 40.000 millones que la banca “da por perdidos”. Es decir, da por robados y asegurados en paraísos fiscales. Eso es lo que de verdad importa.

Eso y que la Ciudad de la Justicia de Valencia haya salido misteriosamente ardiendo. Y sé que están diciendo por ahí que no ha afectado a las causas del PP y que no seamos conspiranoicos, pero se lo va a creer su tía. Las casualidades en política no existen y más de parte de gente tan turbia. Gente que, por cierto, está haciendo todo lo posible por parar los nuevos planes de la UE sobre la famosa corrupción. Eso de que alguien imputado en lo más mínimo tenga que renunciar a su carrera política es completamente justo y lógico, salvo para esta panda de mangantes claro.

En otra realidad este país no está lleno de chorizos medio-avispados y borregos que son espoleados los unos contra los otros, y no caemos en picado en el ránking mundial de la salud o de la educación. Pero en esta nos siguen robando mientras se fuman un puro y nos ven insultarnos los unos a los otros. Debe de ser como tener una granja de hormigas para ellos.

Desde luego, si no fuera por gente como Mercury Rev, estaría loco o enterrado.