“La montaña entre nosotros”, reparto, fotografía y poco más

1206
Fotograma de "La montaña entre nosotros". Fox

La montaña entre nosotros es la nueva película de Hany Abu-Assad, que seguirá pasando desapercibido tras su última obra. A pesar de que los personajes tienen cierta profundidad, cierto pasado intrigante, no se aprovecha. A su vez, ciertas cosas resultan poco creíbles y restan dramatismo a una película que podría dar mucho más.

Sin embargo, es un caso extraño el que les voy a contar. Estamos ante una película predecible; con una historia de amor que, lejos de sumar, resta y una dirección que no aprovecha los recursos que ofrece el caramelo de la fotografía. A pesar de todo lo anterior, la película podría merecerse tres nominaciones a los Oscars: Winslet y Elba, por sus papeles; Walker, por su dirección fotográfica.

Winslet y Elba, titánicos

El principal reclamo es que cuenta con dos estrellas como la copa de un pino. Winslet y Elba son artistas de los de antes, de los de aquel cine de la elegancia. De Winslet (Inglaterra, 1975) poco se puede contar que resulte novedoso. Sencillamente, sigue en su linea, no es el primer papelón de la británica, ni será el último. En este caso, vuelve a un film en el que una pareja asume el peso de la obra, como hiciera en Revolutionary Road (2008), y lo hace con maestría.

La otra persona es el soberano Idris Elba (Inglaterra, 1972). Le conocerán los fans de HBO por su mítico papel de Stringer Bell en The Wire. Ha de decirse, no obstante, que Idris Elba ha superado al personaje con sencilla elegancia. La interpretación del actor británico de origen ghanés es poderosamente atractiva. Como decía en la entradilla, no sería raro verle junto a Winslet en las grandes nominaciones.

Elba y Winslet, en un fotograma de “La montaña entre nosotros”. Fox

La montaña entre nosotros y la fotografía

A veces comprendemos el cine y su diferencia con el teatro en la simple puesta en escena. Esta visión convierte al teatro (¿sencillamente?) en una cuestión de adrenalina y al cine en la búsqueda de perfección que da el poder repetir y repetir la escena hasta que salga. Pocas veces nos paramos a admirar los detalles artísticos que hacen que una película aburrida nos parezca visible o que una gran película se convierta en algo soporífero. En el particular caso de La montaña entre nosotros, merece la pena comentar la fotografía.

Mandy Walker (Australia, 1963) es, en lo que nos ocupa, la directora de fotografía. Trabajó en obras como “Australia” (2008), “Tracks”, 2013 o “Caperucita Roja, ¿A quién tienes miedo?” (2011). Su trabajo en la película de Abu-Assad es certero, aprovecha las circunstancias del guión y crea a un personaje más para un director que no sabe aprovecharlo: La montaña. La nominación a los Premios de la Academia no es descabellada, y con esta, ya serían tres.

Excelente fotografía en “La montaña entre nosotros”. Fox.

¿Entonces, hay que ir a verla?

Pues miren, no sé. Si tienen la tarde libre y ganas de gastarse 12 € en una jornada cinematográfica, no está mal colaborar con el comercio local. Las salas de cine también tienen que vender, son puestos de trabajo basados en una economía sostenible. Siendo positivo, si estudian arte dramático y quieren ver trabajar a dos deidades, la peli es estupenda… O si están estudiando fotografía y quieren ver un buen trabajo… Yo muchas veces leo libros malos justo para fijarme en todo lo que hacen mal y no hacerlo yo. Lo llamo “estudio en negativo”, igual por ahí también está bien pagar la entrada.