La nueva UCI Infantil del Hospital Universitario Virgen Macarena duplica sus espacios

La consejera de Salud visita estas dependencias remodeladas, en las que la Junta ha invertido cerca de 400.000 euros

250
UCI Pediátrica Macarena Sevilla

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha visitado hoy la nueva Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla tras una reforma integral de sus dependencias que ha permitido duplicar los espacios y ampliar a 24 horas la posibilidad de acompañamiento de los menores, lo que influirá de forma positiva en la recuperación del niño, al reducir su ansiedad y estrés en momentos de especial dificultad. Tan sólo cuando se requiera realizar un procedimiento o técnica específica, y por indicación del profesional de la UCI, se indicará a madre, padre o familiar directo que acompañe al menor que no esté presente.

La Junta de Andalucía ha invertido cerca de 400.000 euros para acometer esta reforma que incorpora las prestaciones más actuales y que posibilita al centro hospitalario aumentar el nivel de respuesta de esta Unidad. Asimismo, la modernización de los espacios, distribuidos en 180 metros cuadrados dentro del Área de Pediatría, garantiza una mayor intimidad, luminosidad y un mayor confort para pacientes y familiares, así como para los profesionales, que cuentan con espacios más amplios para desarrollar su trabajo diario.

La UCI cuenta con seis boxes, destinando uno de ellos para el aislamiento físico que requieran menores con procesos infecciosos graves o inmunodeprimidos y otro para procedimientos como endoscopias digestivas, fibrobroncoscopias, biopsias renales, artrocentesis, suturas de heridas mayores y otras técnicas que precisen sedoanalgesia. Anualmente, los profesionales de esta Unidad atienden en torno a 300 pacientes críticos y realizan 130 procedimientos.

Todos los boxes están dotados con cabeceros especiales de UCI, que incluyen sistema de ‘llamada a enfermería’, tomas eléctricas, tomas de gases, tomas redundantes de tierra, tomas informáticas. Todas ellas duplicadas para garantizar su funcionamiento permanentemente ante incidencias y con bandejas y soportes para los diferentes aparatos que sea necesario utilizar en el proceso de tratamiento de los pacientes.

Los espacios de esta nueva UCI incorporan además un control de enfermería abierto, diáfano y con visión directa a todas las camas, lo que procura un mejor control de los pacientes. Además, dispone de zona de preparación de medicación.

Luminosidad y color

Las mejoras realizadas han sido diseñadas para crear un entorno agradable para los menores ingresados en esta Unidad, la familia y los profesionales que desarrollan su labor, lo que redundará en una ostensible mejora de la asistencia que se presta. Para ello se han escogido cuidadosamente los colores de los diferentes materiales y se han diseñado elementos decorativos que contribuyen a un entorno mucho más humanizado y confortable.

Todos los boxes tienen luz natural y un ambiente acogedor. Se han utilizado elementos trasparentes en la separación entre los boxes para que esta luz natural pueda llegar a toda la sala. Asimismo, se ha renovado la instalación eléctrica de la zona con una iluminación sectorizada que permite ser regulada para adaptarla a las necesidades del paciente, manteniendo el ritmo circadiano, así como la actividad asistencial que se esté realizando en cada momento.

La reforma las instalaciones incorpora también la instalación de ventanas con rotura de puente térmico, control solar y persianas motorizadas; un nuevo revestimiento del suelo que garantiza su durabilidad y resistencia, además de un revestimiento vertical con papel vinílico.

La instalación de la climatización se ha renovado al completo, colocando una máquina independiente y garantizando el control de la temperatura en la sala para adecuarlo a las mejores condiciones de confort.