La Pasarela Jerez Tío Pepe 2020 cierra por todo lo alto

116
Ana Ricardi. ©Christian Cantizano

El cuarto y último día de la Pasarla Flamenca Jerez Tío Pepe 2020 ha sido un éxito de público y moda. Un broche de lujo para la que, tras más de una década, se ha consolidado como el evento de moda flamenca más importante del territorio.

La mañana comenzó con el desfile de las promesas de la industria. Una decena de nuevos diseñadores y diseñadoras optaban al premio del XII Certamen de Diseñadores Noveles organizado por la Pasarela y patrocinado por Diputación de Cádiz, haciéndose con el triunfo Juan Saavedra.

El ganador, de Jimena de la Frontera, se ha hecho con el galardón por unanimidad con una colección titulada Tras la lluvia, inspirada en la vegetación del Parque Natural de los Alcornocales. El jurado, que ha destacado el trabajo que hay tras cada una de las colecciones presentadas y lo difícil que les había resultado tomar la decisión por el “alto nivel”, ha estado compuesto por: Ana Belén Morillo, directora de la ABM eventos; los diseñadores Amparo Macías, Isabel y Rocío González de Flamenka; Jonathan Sánchez de Ventura; Vanesa Vega, Cadimar Mercedes Benz; y los blogueros de moda flamenca Elena Rivera (mamademayorquieroserflamenca.com) Cayetano Gómez (cayecruz.com).

Saavedra, que ha obtenido un premio de 600 euros en telas y desfilar como profesional en la próxima edición, coincidió en la pasarela con la anterior ganadora novel, Estefanía Padilla, quien mostró ocho modelos inspirados en los años veinte en los colores de la tierra árida y los atardeceres africanos, el verde de la flora y los animales salvajes, como son los colores, cazuela, verde cacería, burdeos, naranja, dorado y negro.

Tejidos vaporosos, rompiendo un poco los esquemas con estampados animal prints, decoraban faldas de capa en la cintura, drapeados y entalle en la figura femenina.

Ya por la tarde, la veterana Micaela Villa abrió el programa de desfiles con una propuesta Jardín de lunares. Su colección 2020 es un abanico de propuestas de tejidos, cortes y colores en la que destacan los estampados florares. En cuanto a colores, el rosa y el verde agua como apuesta principal sin olvidar el amarillo, el naranja y el azul, muy presentes esta temporada. Unos trajes depurados y sin excesos, en busca de una silueta que le de a la mujer la amplitud de movimiento.

Con el público en pie terminó el desfile de Ernesto Sillero. El de Lebrija, que este año solo desfila para la Pasarela Flamenca Jerez Tío Pepe ha sido fiel a su estilo, presentando una gama de trajes de flamenca elegantes y muy trabajados, en los que destacaban los hombros repletos de detalle frente a cuerpos lisos que marcaban la figura femenina. Trajes blancos, que bien podrían vestir a las novias más flamencas, pasando por el rojo, muy presente en esta colección bautizada como La Guerra, al fucsia, malva, teja, naranja, verde y el negro. Una paleta de colores muy concreta en tonalidades muy favorecedoras que demuestra una vez la maestría del sevillano confeccionando el traje andaluz.

La oportunidad de las alumnas

Desfilar en una pasarela profesional cuando aún se es alumna en una academia de diseño y confección es una oportunidad que no todos los estudiantes tienen. Sin embargo, la diseñadora Ana Ricardi ha brindado dicha oportunidad a sus aprendizas, quienes han demostrado sus creaciones ante los asistentes que llenaban las gradas de la bodega González Byass.

Nadie quería perderse el desfile conjunto en el que han podido verse diseños de gran nivel, variados y para todas las edades. Porque las niñas, bebés incluidas, también han contado con su traje de flamenca.

Camisas con chorreras, hombros al descubierto, faldas vaporosas, puños con volantes, lunares, flores, colores lisos y estampados florales… La creatividad sin excesos ha sido la tónica en el esperado desfile.

Mística es el nombre del último trabajo de La Tate Flamenco, la diseñadora oscense afincada en Jerez y de cuyo taller han salido trabajos para el violinista Ara Malikian, Ahinoa Arteta o Rafael Almagro.

Con este palmarés y un estilo muy particular, la diseñadora Inma Puicercus ha exhibido una gama de trajes de flamenca en los que la figura del caballo estaba presente como estampado en tejidos o en forma de detalles en sus confecciones. Vestidos con cortes aflamencados, dos piezas, monos y camisas para hombres -única en toda la pasarela que ha mostrado piezas masculinas-, aires toreros, árabes, múltiple combinación de tejidos y texturas… Todo un mundo de posibilidades con el estilo La Tate imprimado en toda la colección.
La puesta en escena merece una mención especial, demostrando que su ropa es apta para todos los momentos.

Faly, de Macarena Beato, puso el broche final al programa de desfiles y a la Pasarela de 2020. Todo un acierto contar con esta diseñadora que, año tras año, conquista con sus propuestas a sus fieles seguidores gracias a un patronaje tradicional pero con un punto de novedad que hace de sus colecciones piezas frescas y atemporales.

En esta ocasión, Faly ha presentado una colección bautizada Torbellino de colores aunque bien podría haberse llamado torbellino de lunares, elemento presente de principio a fin el desfile. Este estampado no ha tenido rival en toda la colección, en la que se han visto una extensa paleta de color, desde tonalidades suaves como verdes aguas, maquillajes, malvas, beige, mostazas, azules…, a tonos más llamativos como verdes, rojos, burdeos buganvillas, amarillos, fucsias…

Han predominado una gran variedad de escotes, siendo a veces el gran protagonista del vestido junto a las mangas largas, aportando elegancia al traje.

En cuanto a los volantes priman las formas muy diferentes, incluyendo volantes pequeños como capas grandes que dan volumen al bajo del traje.

Por otro lado, sigue siendo tendencia el protagonismo de los complementos. Los mantones de la firma están ideados para aportar un toque de aire fresco y originalidad a los vestidos, siendo una colección exclusiva de la India. Destacan los pendientes de aros y con forma de lágrimas, diseñados en su mayoría por Isabel González GoRol.

Tras el último desfile, llegó el momento de las despedidas. Ana Belén Morillo agradeció la fidelidad de los amantes de la moda flamenca su presencia un año más les invitó a la siguiente edición, la número 14.

Asimismo, la directora de la pasarela anunció el nombre de la modelo ganadora que ha desfilado en 2020, Nina Rubán. La joven, además del reconocimiento, recibió un cheque de 400 euros en tratamientos dermoestéticos de la Doctora Clínica de medicina estética, González Partida, patrocinadora de la Pasarela.