La Policía Local realiza una nueva actuación sobre un taxi clandestino en la A4

El taxi clandestino se quedó de noche sin combustible en la A4 tras recoger turistas en el aeropuerto

973
Andalucía al Día, taxi clandestino A4

La Policía Local de Sevilla realizó anoche una nueva actuación contra un taxi clandestino. Cerca de las diez de la noche, a menos de un kilómetro de la salida del Aeropuerto en dirección al centro de la ciudad, una patrulla de la Policía Local integrada en el dispositivo especial de vigilancia del intrusismo en el servicio público de transporte de viajeros desde el Aeropuerto de San Pablo y la Estación de Santa Justa, observó como una furgoneta Mercedes Vito se encontraba averiada en el margen de la Autovía A4, dirección Sevilla.

Ante el riesgo de la situación, en plena A4, en un momento de alta intensidad de circulación, de noche y con llovizna, los agentes solicitaron refuerzos para cortar uno de los carriles de la autovía señalizando la avería. Así se redujo el riesgo para el resto de conductores y de los ocupantes del vehículo averiado.

Cuando los agentes contactaron con el conductor de la furgoneta observaron cómo dentro de la misma viajaban cuatro personas extranjeras que habían sido recogidas en el aeropuerto y que se dirigían a su alojamiento a través de un taxi clandestino, que carecía de los permisos y autorizaciones correspondientes.

Los agentes comprobaron la documentación y aplicaron la Ley 2/2003, de 12 de mayo, de Ordenación de los Transportes Urbanos y Metropolitanos de Viajeros en Andalucía y el Decreto-ley 17/2014, de 23 de diciembre, que la modifica. Esto conlleva la denuncia ante la Junta de Andalucía, competente en el asunto, que tramitará el expediente sancionador. Los agentes depositaron la furgoneta en los almacenes municipales a la espera del abono a la Junta de Andalucía la sanción correspondiente (1.380 €).

Los agentes de Policía explicaron la situación a los turistas, que habían abonado 30 euros por el desplazamiento fallido. Estos agradecieron la actuación de los agentes. Tras esto pidieron por favor que avisaran a “un taxi de servicio público” que les llevase a su alojamiento para descansar. Un taxi de la ciudad que se había detenido a auxiliar fue quien se hizo cargo de trasladarles hasta el centro de Sevilla.

“Quiero agradecer a la Policía Local el esfuerzo que está realizando. No podemos permitir que esto ocurra. El turismo se ve perjudicado con la actuación de estos taxis clandestinos. Los establecimientos turísticos deben rechazar este tipo de servicios que ponen en riesgo a sus clientes y perjudican la imagen del sector. La contratación de un servicio público lleva implícitas unas garantías de calidad que no ofrecen los clandestinos. Lo de hoy es una prueba más que evidente”, afirmó Juan Carlos Cabrera, delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla.