La UNIA firma un convenio de colaboración con el Colegio Oficial de Peritos e Ingenieros Industriales de Málaga

El PGA tiene vigencia desde su firma hasta cuatro años renovables si ambas entidades lo requieren.

186
UNIA MALAGA

El rector de la Universidad Internacional de Andalucía, José Sánchez Maldonado, firmó ayer el Protocolo General de Actuación que se llevará a cabo en los próximos cuatro años con el Ilustre Colegio Oficial de Peritos e Ingenieros Industriales de Málaga. En el acto el decano de la Escuela, José Zayas López, destacó la labor de formación que llevan desempeñando en sus años de historia y que está estrechamente relacionada con la labor de la Universidad pública andaluza. A través de este convenio, ambas entidades acordaron colaborar entre “sus respectivos organismos autónomos, en actividades docentes, de investigación, y en cualquier otro ámbito de interés mutuo, mediante el establecimiento de convenios específicos”.

El documento recogió las actividades previstas para los próximos años entre las que se señalaron la organización conjunta de cursos de postgrado, conferencias, seminarios, congresos y publicaciones que incluyen asesoramiento científico y técnico, así como la realización conjunta de proyectos de investigación y desarrollo entre ambas entidades. Por su parte, el Colegio aportó su formación profesional permanente para estas previsiones y la UNIA destacó su compromiso con el progresos sostenible, con vocación internacional y de cooperación solidaria, especialmente con América Latina y el Magreb.

Para llevar a cabo las actividades, las entidades recogieron en el convenio un plan de aportaciones, donde firmaron que cada entidad deberá poner a disposición de la otra el personal investigador o técnico que hayan acordado. De la misma manera, Sánchez Maldonado y Zayas López trataron las aportaciones materiales que el Colegio y la Universidad tienen ofrecer para estos convenios que deberán correr a cargo de los participantes.

Los representantes de ambas entidades firmaron que el PGA estará en vigor desde la fecha de su firma y tendrá una vigencia de cuatro años, siendo renovables por períodos iguales, salvo que las partes de forma expresa y por escrito, comuniquen lo contrario con un mes de antelación a su expiración.