El largo camino hasta tu serie favorita

Por muchos megas de fibra que tengas, meterte en una página a ver una serie no va a dejar de ser harto complicado

873
Andalucía al Día, mr-robot
Fotograma de Mr. Robot, serie que estoy intentando ver por recomendación del padre de @alejambia.Foto EUROPA PRESS

Antes de ver una serie cualquiera entro en una página web a la que no nombraré porque no pone para publicidad; la busco, la encuentro, se mete en otra serie sin que yo quiera, pero ya que estoy le echo un ojo (por cosas del empirismo)… No me interesa, ¿qué estaba haciendo? ¡Ah! ¡La serie! Vuelvo a buscarla, vuelvo a encontrarla, se mete en otra, pero no me gusta sin haberla visto, no contemplo, siquiera, el hecho de que yo la vea en el futuro. Me salgo y, ahora sí, entro en la serie que yo buscaba.

¿Por dónde iba, baby? (como diría Dafne) Me pongo a buscar el capítulo por donde iba… ¿el ocho? ¿el nueve? Y voy probando. El ocho no es, de eso estoy seguro, ya lo he visto, ¿será el nueve? Lo que está claro es que si me voy al diez es probable que no haya visto el nueve y ver el diez sin ver el nueve… Es más, mira que si ha pasado algo en el nueve, yo no lo he visto, y ponen el típico: “previously on”… Y me fastidian el capítulo, ¿qué? Me meto en el nueve, por lo que pueda pasar. Quito la página porno que salta automáticamente (yo no veo esas cosas) y le doy al enlace. Antes de que salga el enlace, quito la otra página porno que me sale, después miro soslayadamente los anuncios porno que me salen por ver cómo está la sociedad en todos sus ámbitos y ya, por fin, me meto en el capítulo.

Una pena que el capítulo esté chungo y tenga que volver a la página de origen (quitando otras tres páginas porno, que no quiero mirar, pero es que me obligan… Si tanto empeño han puesto estos señores y estas señoras en que yo mire lo mismo es que tienen un producto de excelsa calidad y estoy aquí ignorándoles en base a no sé qué historia, digo yo). Cuando llego a la página de origen me sale otra página con una señora y una web cam que resulta que salió con un amigo en Sevilla, pero cogió la maleta y se fue a la gran ciudad, nos saludamos (y cómo está la cosa? pues ya ves, aquí en el curro, lo bueno es que puedo hacerlo desde casa. Ah, ¿esa es tu casa? Oye, pues qué bien decorada la tienes. Todo del Ikea, no te creas tú que no…), vuelvo al capítulo nueve. Pongo el de calidad “rip” porque, dada la situación, ponerlo en calidad HD 720 me parece un riesgo innecesario. Mierda, lo he puesto doblado y no en versión original. Y vuelvo, otra vez, al capítulo nueve.

Por fin, ya está. Me abro una cerveza.

-Fernando, tienes que bajar a por el pan.

-Vale. -Y a los cinco minutos.

-Fernando, recuerda que tienes que bajar a por el pan que si no, no tenemos para comer.

-Que sí. -Y a los dos minutos.

-Fernando, el pan.

-¡Que sí, joder!

-Todo el día hablando así, pues nada. Que tendremos que comer sin pan porque al niño no le da la gana de bajar a comprarlo…

Adiós a la serie… Cuando vuelva con el pan y le dé al play se habrá ido el servidor, o algo por el estilo…