Las cinco canciones de Haydée Milanés en spotify

La artista cubana desembarca en España a final de noviembre.

845
Andalucía al Día, haydee-milanes
Haydée Milanés, (oficial)

La artista cubana Haydée Milanés desembarcará en España para actuar en el Teatro Rialto de Madrid el próximo 29 de noviembre y en Pamplona el 30, pero ¿cuales son sus cinco canciones más escuchadas de Spotify?

No la había escuchado nunca y me propongo un juego, escuchar a pecho descubierto sus cinco canciones más escuchadas en spotify y escribir sobre ellas de seguido. Vamos allá.

  1. Que se llama soledad

La canción de Joaquín Sabina es reinterpretada por Milanés de una forma muy atractiva, la personaliza y la toma en su seno con la sencilla aportación del son cubano que, en cierto modo, ya tenía el tres por cuatro de la canción.

2. La música

Qué cosa más extraña… Verán, la música es un son cubano y eso es algo que se sabe qué es, no obstante, no me lleva a una calle de La Habana, me lleva a un bar. Creo que es la conjunción de las voces, desclasificadas de lo clásico, lo que consigue este efecto canalla de la pieza. Extraña, sí… pero buena, con mucha clase.

3. Tanto amar

Sigo con las extrañezas. ¿Saben de qué tengo la impresión? De que Haydeé Milanés ha estado influenciada por la música estadounidense, por supuesto, esto no es ni bueno ni malo, simplemente es, los hay que están influenciados y hacen música mala, no es el caso. Esta balada, con o sin influencia, tiene rasgos estéticos muy caribes en la letra: “tu corazón de libélula”, por ejemplo, me lleva a la libélula vaga de una vaga ilusión de Rubén Darío. Bien.

4. Siempre que te vas

Bueno, bueno, bueno, bueno… ¡¿pero esto qué es?! La música negra estadounidense está aquí, tan jazzera, con ese piano tan súperclase… pero ese toque de son que tiene todo lo que toca esta señora. Deberían conocer a D’angello, es un genio que mezcla soul, jazz y rap. Pues esto es como aquello, pero en caribe. Buenísimo. Para hacer este tipo de cosa hay que haber estudiado mucho. No se puede hacer aquello que no se conoce.

5. ¿Dónde van las palabras?

Que alguien me ponga una copa de vino.