Las denuncias por violencia de género aumentaron un 10,8% en Andalucía en el segundo trimestre del año

Casi siete mil mujeres aparecen como víctimas de violencia de género en el conjunto de las 7.604 denuncias presentadas en los órganos judiciales andaluces

470
Andalucía al Día, datos observatorio violencia
Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género

Los juzgados andaluces recibieron en el segundo trimestre del año un total de 7.604 denuncias por violencia de género, lo que supone un incremento interanual del 10,8 por ciento, ya que en el mismo periodo del año anterior, se presentaron 6.780 denuncias, según se refleja en la estadística hecha pública hoy por el Observatorio contra la violencia doméstica y de género.

Un total de 6.998 mujeres figuran como víctimas de violencia de género en el conjunto de las denuncias presentadas en el segundo trimestre de 2016. En cuanto a la ratio de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10.000 mujeres, Andalucía se encuentra por encima de la media nacional, que es 14, ya que la ratio es de 16,7 denuncias por cada diez mil mujeres.

Un 80,8% de las denuncias fueron presentadas a través de atestado policial. Así, de este porcentaje, un 69,2% fue con denuncia de la propia víctima; un 0,8% con denuncia de algún familiar, y un 10,8% por intervención directa policial. Los partes de lesiones recibidos directamente en el Juzgado suponen un 13,7% de las denuncias presentadas; las mujeres que acuden directamente al Juzgado son un 4% y tan sólo un 0,1% de las denuncias se tramitan por familiares.

Solicitudes y concesiones de órdenes de protección

Durante el segundo trimestre del año, se solicitaron 2.352 órdenes de protección en los diferentes órganos judiciales. Un total de 2.162 órdenes de protección (que incluyen medidas de protección y seguridad de las víctimas) fueron solicitadas en los juzgados de violencia sobre la mujer y otras 190 lo fueron en los juzgados de guardia. Una cifra muy similar a la del segundo trimestre de 2015, cuando se solicitaron en total 2.302 órdenes de protección.

Respecto a la concesión de órdenes de protección solicitadas, en Andalucía se adoptaron un 70% de las incoadas, muy por encima de la media nacional que se sitúa en el 59%.

Además, los datos estadísticos reflejan que en el segundo trimestre del año, en 843 casos, la víctima de violencia de género se ha acogido a esa dispensa de la obligación legal de declarar, lo que supone un porcentaje de un 12 por ciento en relación con el total de mujeres víctimas de violencia de género.

Para Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género, “la mayor visibilidad del fenómeno de la violencia de género, como lo atestiguan los datos correspondientes al segundo trimestre del año, nos proporciona una radiografía muy completa de este tipo de violencia y nos conduce invariablemente a las dos caras de una misma moneda”.

“De un lado -continúa-, datos positivos, algunos muy positivos, como lo son el aumento de las medidas judiciales que buscan proteger a los menores, víctimas como son de la violencia de género. También quiero destacar una vez más el aumento de las condenas a los maltratadores, por lo que tiene de valor en sí mismo y por el mensaje ejemplarizante que desprende: no hay impunidad para la violencia machista”.

Para Carmona, es importante resaltar “el incremento de las órdenes de protección concedidas, no solamente el de las solicitadas”, y al mismo tiempo incide en que “han aumentado las
denuncias de malos tratos que presentan familiares de las víctimas. Es en ese terreno, el de la concienciación y sensibilización social y familiar, donde más podemos ganar en el combate contra el terror de género”.

En el lado opuesto, la presidenta del Observatorio no puede ocultar su preocupación por la elevada cifra de denuncias y, sobre todo, de mujeres víctimas de violencia de género. “Asumir como algo normal esas más de treinta y tres mil mujeres que han sufrido en un trimestre la crueldad de la violencia sexista es imposible”.

“También me preocupa que casi un quince por ciento de las víctimas haya decidido renunciar al proceso. Ello me obliga a insistir en la necesidad de potenciar los recursos sociales y asistenciales a disposición de las mujeres maltratadas, para que ninguna sienta desamparo y soledad en el difícil proceso que se abre tras la denuncia. En este punto quiero resaltar el valor, la fuerza y el ejemplo social de las mujeres que se atreven a denunciar y a continuar el proceso judicial”, concluye.