Las pruebas para el autodiagnóstico del VIH se pueden adquirir en farmacias sin prescripción médica

18

El gobierno ha modificado la legislación de productos sanitarios de diagnóstico “in vitro”, en el Consejo de Ministros del 29 de diciembre, para permitir que las pruebas para el autodiagnóstico del VIH (Virus de la inmunodeficiencia humana) se puedan adquirir en farmacias sin prescripción médica.

Además, se ha incluido la posibilidad de realización de publicidad para favorecer el conocimiento de la existencia de esta prueba. Hasta la fecha, el Real Decreto 1662/2000 de 29 de septiembre, sobre productos sanitarios para diagnóstico “in vitro”, establecía con carácter general, la exigencia de prescripción para la venta al público de los productos de autodiagnóstico, con la excepción de las pruebas de embarazo, fertilidad y glucemia.

Con esta modificación se persigue el cumplimiento de los objetivos del Plan Estratégico de Prevención y Control del VIH y otras infecciones de transmisión sexual 2013-2016.

Así, “es necesario mejorar el acceso a la prueba y a su realización, lo que incluye el uso de productos de autodiagnóstico”, explicaba la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat.

El número de infectados por el VIH en España se estima en 141.000 personas, con 3.500 nuevos casos cada año. Lo que suponen más de 10 infecciones al día. Sin embargo, el número de diagnosticados es inferior: no llega a los 116.000. Estos datos se desprenden del informe VIH en España 2017: Políticas para una nueva gestión de la cronicidad, más allá del control virológico, elaborado por la Fundación Gaspar Casal.

Desde el ministerio argumentan que, “un elevado número de personas que presentan infección por VIH desconoce que están infectadas, y el diagnóstico tardío de la infección es uno de los principales obstáculos de la respuesta a esta epidemia, por lo que es necesario mejorar el acceso a la prueba y a su realización, lo que incluye el uso de productos de autodiagnóstico”.

Este tipo de prueba para autodiagnóstico del VIH que lleva años vendiéndose en otros países, no ha estado disponible en el mercado europeo hasta fechas recientes. Además, al ser un producto que necesitaba prescripción médica, no se podía vender a través de Internet. Y Aunque los productos sanitarios de autodiagnóstico se seguirán vendiendo exclusivamente a través de farmacias, la eliminación de la prescripción permitirá a éstas su distribución en canales digitales.