Llegan a España los campeones olímpicos de Cotilleo

El equipo español vuelve a casa con dos oros olímpicos conseguidos de forma brillante

811
Alejandro Blanco, Presidente del COE y Alcaide Norton en la película "Cadena Perpetua", foto de Europa Press

Podemos decir que, en líneas generales, la delegación española ha estado bien en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, sin embargo, poco se habla de la competición en la que más fe tenía el Comité Olímpico Español: La competición de Cotilleto, cuyos integrantes llegaban ayer al Aeropuerto de Madrid sin que nadie les esperase.

España comenzó los juegos dominando tanto en cotilleo individual como en el cotilleo de fondo por equipos, no obstante, en la jornada tercera, cuando se jugó el segundo partido de la segunda ronda de cotilleo de fondo, el equipo turco pareció tomar ventaja debido a su capacidad para que no hubiera ni dios en el estadio que les entendiera, lo cual, según los jueces, les dio más posibilidades de cotillear a cascoporro sin entrar en peleas, acción que, como ustedes ya saben, resta varias décimas.

Ese fue el momento de inflexión, pues Paco Madriles, lanzador del equipo de cotilleo de fondo, cayó en el insulto y la provocación turca y, en un acto casi involuntario, dijo: “O te callas o te doy un par de mecos que te va a faltar Río pa nadar y Janeiro pa correr”, todo esto mientras se mordía la lengua y hacía gestos inequívocos con el puño. Sin embargo, el propio Paco Madriles se rehizo lanzando una crítica sobre el aminorador turco Mohammed Sonosverturk de la cual se enteraron incluso en el Amazonas, donde un indio guaraní lanzó un tweet en un perfecto portugués que decía: “OMG. No-te-creo, Mohammed, cómo pudiste hacerle eso a tu compadre Mehmet Ocahgat”. A partir de ahí el equipo de cotilleo de fondo no hizo sino avanzar hacia lo más alto del pódium, al que subieron para contarle al Presidente de la Federación Internacional de Cotilleo (FIC) que hay un suizo en la finca de al lado de la suya que quiere ampliar las lindes poco a poco para que campen mejor sus borregas. El capitán barcelonés Eugeni Madarriaga ha declarado: “Salimos a ganar, estamos pensando en el cotilleo las 24 horas del día, por eso le dijimos al Presidente lo de su vecino en la finca, el cotilleo de fondo no se practica, se vive”.

En cuanto al cotilleo de velocidad, Manoli Cueto fue capaz de lanzar cinco cotilleos en veinte segundos, con una puntuación de 17’723; 8’40 de nota del ejercicio y 9’323 de ejecución. Según Paloma del Río le restó mucho el movimiento de brazo, que no fue lo suficientemente limpio. En cualquier caso, oro por delante de Italia y de Francia.

Si bien esta fue la cara de los Juegos; la cruz, cómo no, fue la prueba de Formación de Gobierno en la que las cosas no fueron tal y como los deportistas esperaban. Así mismo, la modalidad de Jefatura de Estado Democrática tampoco fue nuestra mejor prueba, pero hemos de decir que no dejamos de progresar. Ay, si nos vieran competir en esto hace unos años…