Lorente: “Un uso masivo de la Ciencia y Tecnología puede entrar en conflicto con la intimidad”

Así lo ha afirmado el catedrático de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Granada, José Antonio Lorente, en la conferencia ofrecida en la UAL con motivo de la festividad de la Facultad de Derecho

502
Andalucía al Día, Festividad Derecho UAL

Los actos celebrados en la Universidad de Almería con motivo de la festividad de San Raimundo de Peñafort, patrón de la Facultad de Derecho, han tenido como protagonista principal a José Antonio Lorente, catedrático de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Granada quien ha ofrecido una conferencia sobre ‘La Criminalística en el siglo XXI’.

Lorente, almeriense de nacimiento, es actualmente director del GENYO (Centro Pfizer–Universidad de Granada–Junta de Andalucía de Genómica y Oncología) y director del Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada. Su prolífica trayectoria científica y profesional le ha valido el nombramiento como responsable de numerosos proyectos y planes, dentro de los que destaca la Estrategia en Innovación e Investigación de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. El rector de la UAL, Carmelo Rodríguez, ha agradecido su presencia y ha afirmado que para él “constituye un motivo de especial satisfacción poder compartir con los miembros de la Facultad de Derecho, profesores, alumnos y personal de administración y servicios, este día de celebración”.

Durante su conferencia Lorente ha advertido de que “un uso masivo de ciencia y tecnología puede tener en momentos determinados conflictos con la intimidad y con ciertos derechos de las personas o del conjunto de la sociedad y esto hay que regularlo de alguna manera”. En este sentido, señala que “un exceso de información puede llegar a perjudicar la investigación porque una pista en un momento determinado puede no ser cierta y haber conducido toda la investigación”.

El catedrático en Medicina Legal y Forense de la UGR ha analizado la nueva perspectiva en materia de investigación criminal y forense. En ella ha asegurado que “la tecnología, la ciencia y el número de metodologías van a permitir llegar a niveles de identificación tanto de personas como de indicios con una certeza muy cercana al cien por cien”. Además, ha destacado que “al contrario de lo que se puede pensar nuestra Policía y Guardia Civil tienen criminalistas de nivel altísimo, de los cinco países mejores del mundo”. Otro de los factores que, asegura, mejorarán el campo de la criminalística será la creación de grandes bases de datos.

En cuanto a la importancia del ADN en criminalística apunta que, si bien es cierto que “podemos saber a partir de una gota de sangre el color de ojos, el color de piel o del pelo e incluso otras características, el ADN tiene una serie de limitaciones. Es un instrumento importante, pero no el único”. De ahí, asegura, la necesidad de ir sumando técnicas en criminalística, al ser “una ciencia conjuntiva, en la que todo es importante”. El catedrático también ha abordado el componente genético de algunas características psíquicas de las personas afirmando que “aparte del componente genético, en el comportamiento humano es mucho más importante la educación, las costumbres, lo que nos enseñan, lo que vemos, por lo tanto hay una base genética que se puede utilizar en algunos casos graves, pero las características genéticas nunca serán determinantes”.

La celebración de la festividad de la Facultad de Derecho ha empezado con la lectura de la Memoria del curso 2014/2015, pronunciada por su secretario Ángel Fornieles. De ésta se deriva que la Facultad de Derecho cuenta con 1718 alumnos matriculados y durante el curso 2014/15 ha puesto en marcha 3 Másteres Oficiales: Máster Universitario en Abogacía, Máster Interuniversitario en Derecho y Administración Local y Máster Universitario en Derecho de la Empresa y la Actividad Agroalimentaria. Además este curso ha comenzado el Doble Grado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas.

A este respecto, el rector de la UAL, Carmelo Rodríguez, también ha destacado el hecho de que los estudios jurídicos “han sabido adaptarse a los cambios, normativas y a las nuevas exigencias académicas, desarrollando nuevos y buenos planes de estudios y han sabido, por ello, ganarse un puesto relevante en la Universidad”. Además ha señalado que la Facultad de Derecho “ha logrado en estos últimos tiempos difíciles, integrarse y colaborar con las distintas instituciones, administraciones, colegios profesionales creando sinergias, que sin duda han contribuido al incremento y al afianzamiento de la calidad formativa de sus títulos, así como al encuentro de espacios especializados, cátedras, institutos, seminarios y jornadas, que permiten la trasferencia del conocimiento cambiante y actualizado del Derecho a la Sociedad”.