Los españoles consideran inútiles un tercio de los regalos recibidos en Navidad

279

La Navidad es sinónimo de ilusión, de disfrutar de la compañía de amigos y familiares, comer, permitirse algunos excesos…pero sobre todo, hacer y recibir regalos. No hay duda de que los regalos cobran especial protagonismo durante estas fechas.

Nos ilusiona comprarlos, recibirlos y desenvolverlos pero a medida que el consumismo se apodera de nuestros bolsillos y el efecto del exceso de regalo aumenta a veces perdemos de vista el verdadero significado de la Navidad. Groupon, compañía líder en la venta de cupones por Internet, ha llevado a cabo un estudio para conocer cuántos regalos recibimos, si los apreciamos y si nos acordamos de ellos.

El estudio revela que los españoles* que celebran la Navidad reciben de media 5 regalos cada año. Las mujeres reciben más que los hombres, con una media de 6 regalos, uno más que los hombres. Aquellos españoles que tienen entre 18 y 34 años son los que mayor número de regalos reciben, con un promedio de 6. Sólo el 4% de los españoles no recibe ningún regalo de Navidad.

Además el estudio de Groupon también revela que el 13% admite que los regalos que recibieron el año pasado no eran significativos ni estaban bien pensados, mientras que el 11% no recuerda ninguno de los regalos que recibieron.

Llega la Navidad y después… ¿nos gustan los regalos?

Casi dos tercios de los que han recibido un regalo de Navidad no deseado (64%) confiesan que no han dicho nunca a la persona que le ha dado el regalo que no les ha gustado, ya sea por miedo a herir sus sentimientos (47%), o a parecer desagradecidos (43%). Sin embargo, nuestra predisposición a la cortesía nos lleva a ser incapaces de romper el bucle de los regalos no deseados – un ciclo de regalos inútiles y sonrisas forzadas. Las mentiras piadosas son muy comunes, ya que el 33% confiesa haberle dicho a alguien que usa regularmente un regalo que le ha hecho cuando en realidad no lo hace. Un 11% incluso ha llegado a dar un regalo que no quería de Navidad a algún otro amigo o familiar.

Asimismo, muchos de los encuestados se muestran cada vez más sensibilizados con el exceso de regalos, un 42,5%** estaría después a renunciar a sus regalos este año si eso significa que sólo reciben las cosas que realmente quieren.

Los españoles afirman que un tercio de los regalos que reciben son inútiles

Entre los que reciben al menos un regalo de Navidad cada año, más de la mitad (51%) admiten sentirse abrumados por la cantidad de cosas que adquieren en Navidad y saben que nunca van a usar. El 37% de los españoles admiten que guardan los regalos que no les gustan o que no quieren, pero que nunca los usan. Los españoles que reciben regalos no deseados los apartan en cajones sobrantes (16%), en habitaciones vacías (10%) y debajo de la cama (7%), lo hacen por sentimientos de culpa (33%) o por la esperanza de que algún día les sean útiles (53%). Les dejan coger polvo durante un promedio de dos años, y un 22% incluso admite haber guardado para siempre los regalos que no usan.

Las experiencias, se disfrutan mejor y son más memorables

A pesar de que encontrar el regalo perfecto puede ser una tarea que nos lleve mucho tiempo, más de la mitad (55%) dice que preferiría recibir una experiencia como regalo, ya que la consideran un regalo más pensado, mientras que el 61% piensa que son más memorables. Desde disfrutar de una experiencia gastronómica en un restaurante de lujo, hasta experiencias de spas relajantes, escapadas de fin de semana y días en familia fuera de casa. Por otro lado, otro 77% dice que la felicidad está más en las experiencias más que en las cosas, y un 57% estaría dispuesto a renunciar a todos sus regalos, afirmando que la Navidad se trata de pasar tiempo con la familia.

Sin embargo, parece que sabemos que nuestros seres queridos se equivocarán, ya que más de la mitad (54%) confiesa haber comprador alguna vez sus propios regalos en nombre de otra persona. Son las madres (40%) y los padres (25%) de los que menos nos fiamos, ya que son en los que más se compran regalos en su nombre.