Los internistas andaluces solicitan que se reconozca el papel relevante de la Medicina Interna en el Sistema Sanitario Público

509
Andalucía al Día, Sademi

La Sociedad Andaluza de Medicina (SADEMI) ha organizado en Antequera la Reunión anual de Jefes de Servicio/Directores de Unidad de Gestión Clínica de Medicina Interna de Andalucía. En ella se han presentado datos del estudio “Caracterización de la prestación de servicios de Medicina Interna en el Sistema Sanitario Público de Andalucía” realizado por SADEMI con la colaboración de la Escuela Andaluza de Salud Pública y el Servicio Andaluz de Salud.

Dicho estudio muestra que la Medicina Interna está presente en todos los hospitales del Sistema Sanitario Público, garantizando para toda la población andaluza una atención equitativa y de calidad contrastada. La Medicina Interna es una especialidad primaria y coordinada en toda Europa, por lo que está presente y reconocida por el Consejo Europeo en todos los países de la Unión.

Otros datos reflejados en este estudio demuestran la existencia de hospital de día médico y apoyo a los servicios quirúrgicos en dos tercios de las Unidades de Medicina Interna. Por otra parte, más de un tercio de las mismas disponen de unidades dedicadas a factores de riesgo vascular, enfermedades autoinmunes sistémicas, unidades de enfermedades infecciosas, hospitalización domiciliaria y cuidados paliativos, “pero siempre actuando de forma integrada y sin perder la esencia de la Medicina Interna, la atención global de los pacientes”, explica el Dr. Alberto Ruiz Cantero, presidente de SADEMI. Además, se realizan ingresos desde Atención Primaria directamente, sin paso previo por Urgencias, y se asigna un internista por Centro de Salud para mantener la continuidad asistencial y evitar la fragmentación de la atención, sobre todo, en los pacientes pluripatológicos.

Enfermedades crónicas e infecciones agudas

En los datos publicados por el Servicio Andaluz de Salud en el año 2013, más del 70% de los pacientes atendidos en las Urgencias Hospitalarias corresponden al Área de Medicina Interna. En el Conjunto Mínimo Básico de Datos al Alta Hospitalaria de Andalucía (CMBD-A), correspondientes al año 2014, las altas de las Unidades de Medicina Interna suponen un 20% del total de altas hospitalarias del Sistema Sanitario Público de Andalucía. De ellas, las más frecuentes son las correspondientes a pacientes con procesos crónicos que habitualmente presentan de forma simultanea varías enfermedades crónicas, como insuficiencia cardíaca, arritmias, ictus, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, etc., pero también las de origen infeccioso agudo como neumonía, septicemia e infecciones urinarias.

De hecho, el 85% del total de altas en toda Andalucía de pacientes con insuficiencia cardiaca procedían de Medicina Interna así como el 58% de las altas de pacientes con infecciones agudas.

“Cabe destacar también, la implicación y participación activa de la Medicina Interna en el control de las infecciones adquiridas en los hospitales y en el desarrollo de resistencia a los antibióticos, participando activamente en todos los hospitales en los programas institucionales específicos para su control, como el “Programa Integral de prevención, control de las Infecciones Relacionadas con la Asistencia Sanitaria, y uso apropiado de los antimicrobianos (PIRASOA) y sus subprogramas”, señala el Dr. Ruiz Cantero.

“En nuestro estudio, la tasa de internistas por 100.000 habitantes es de 6, por debajo de la estatal. En un estudio previo impulsado por el Ministerio de Sanidad “Oferta y necesidades de Especialistas Médicos en España (2010-2025)”, se comprobó que es de las tasas más bajas, más envejecida y la más minoritaria de mujeres”, declara.

Todo ello ha llevado a que en esta reunión se haya decidido solicitar de la Consejería de Salud de Andalucía que se reconozca el papel relevante de la Medicina Interna en el Sistema Sanitario Público, el aumento de plazas, y que en próximas convocatorias de ofertas públicas de empleo no se convoquen plazas diferencias dentro de Medicina Interna, “lo que iría en contra del espíritu de nuestra especialidad y podría suponer una fragmentación de la atención prestada a los pacientes”, concluye el presidente de SADEMI.