“Los pa\u00edses desarrollados tienen que tomar conciencia y no negociar con la salud del Planeta”

500
Andalucía al Día, Jornada Cumbre Clima París De Faramiñán

El catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacional de la Universidad de Jaén (UJA), Juan Manuel de Faramiñán Gilbert, se mostró hoy convencido de que la próxima Cumbre del Clima en París, que se celebrará el 30 de noviembre, es una “oportunidad abierta”, en la que los países desarrollados “tienen que tomar conciencia y no negociar con la salud el Planeta”.

El Rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez Ortega, inauguró esta tarde la jornada-debate en torno a la próxima Cumbre del Clima en París, que se celebró en la Sala de Grados Pascual Rivas de la Antigua Escuela de Magisterio. Juan Gómez puso de relieve la importancia de que la UJA “acompase y sincronice parte de sus actividades con cuestiones importantes y de actualidad, que ayuda a fijar posiciones y a que los debates tengan mayor interés”, y añadió que esto es lo que “estamos haciendo en este momento. La cumbre es importante para el futuro de la Civilización y la UJA no podía pasarlo de largo, porque queremos ser un foto de debate”.

En la Cumbre del Clima en París se darán citan más de 150 países, incluyendo a los más contaminantes, como China, Estados Unidos, la Unión Europea o India. Desde el Vicerrectorado de Proyección de la Cultura, Deportes y Responsabilidad Social de la Universidad de Jaén se ha organizado diversos actos que ayuden a entender la situación en la que se encuentra el Planeta y qué se puede esperar de dicha cumbre.

La primera conferencia la ofreció Juan Manuel de Faramiñán Gilbert, bajo el título “Perspectivas jurídicas de la lucha contra el cambio climático”. De Faramiñán hizo un recorrido jurídico por la historia de las cumbres del clima que se han ido desarrollando. El catedrático de la UJA aseguró que “hay gente que niega el calentamiento de la Tierra” y que los países tienen la obligación “de educar y de sensibilizar al público sobre el cambio climático”. Ésta es unas de las medidas que obliga la convención de Kioto y que debe de formar parte de los planes nacionales que tiene que elaborar y que aplicar cada país, para mitigar los efectos del cambio climático. “A los países industrializados y a los países en vías de desarrollo hay que explicarles la necesidad de establecer planes”, y añadió que la Cumbre del Clima de París “es una oportunidad abierta”. De Faramiñán consideró que en la Cumbre del Clima de París se debe de llegar a un acuerdo universal “y vinculante”. Habló de la vigilancia del cumplimiento de lo acordado en la cumbre, “que es fundamental (…) y forzar a los estados”.

Así, señaló que uno de los retos es cómo convencer a los países en vía de desarrollo que hay que mitigar la contaminación, “y cómo convencer a los desarrollados, como EEUU, China y Rusia que tienen que tomar conciencia y no negociar con la salud el planeta”.

Es clave, a su juicio, que el Planeta no aumente en más de 2 grados, “es un compromiso que deben de cumplir todos los países”.