Lucas Garra presenta la exposición y el libro ‘Silencio’ en la Fundación Tres Culturas

La inauguración, mañana a las 19.00 horas, contará con una visita guiada por las imágenes en compañía del artista

483
Andalucía al Día, Lucas Garra
Fotografía de la exposición "Silencio" de Lucas Garra

“Cada año cientos de trasatlánticos llegan cargados con miles de turistas a los muelles de la ciudad croata de Dubrovnik, la Perla del Adriático. Pocos de esos turistas son conscientes de que tras las colinas en las que se asienta esta hermosa ciudad, se encuentra un tranquilo valle que en septiembre de 1991 se convirtió en el centro de operaciones del Ejército Nacional Yugoslavo y los chetniks (paramilitares serbios y montenegrinos) durante el asedio a la turística ciudad costera, y el lugar donde comenzaron los primeros disparos de la guerra de Bosnia i Herzegovina”.

Así comienza su explicación el fotoperiodista Lucas Garra, que sigue narrando cómo “esas colinas que hoy separan el sur de Bosnia i Herzegovina de Croacia siguen siendo, 20 años después del fin de la guerra, un gigantesco campo de minas antipersona que ahora sirve para frenar la inmigración ilegal y el contrabando”.

De esta forma, el trabajo que nos presenta Garra, “se convierte en un archivo documental que registra la vida al otro lado de esas montañas, en el valle de Popovo Polje”.

Así, esta exposición muestra la vida de los vecinos de Popovo Polje que vivieron “en primera persona” el conflicto armado que “desfragmentó” definitivamente la antigua Yugoslavia.

Campesinos, ganaderos, soldados, viudas, mutilados, mendigos, estudiantes, contrabandistas, desminadores… son algunos de los muchos protagonistas de este trabajo fotodocumental que ha culminado con la publicación, el 28 de mayo de 2015, del libro que comparte título con esta exposición, coincidiendo con el XX aniversario de la firma de los acuerdos de paz en Dayton que pusieron fin a la guerra “física” en el país”.

“Este trabajo sólo pretende certificar cómo el ser humano logra mantener su dignidad frente a los estragos del tiempo y las heridas de la historia”, sentencia Garra.