Lucía Aparicio: “Defender mi verdad por encima de todas las verdades sin haber entrado en un razonamiento lógico no es sano”

Esta joven cordobesa es la nueva campeona de la Copa Másters de Debate Judicial de este año

2679

Tiene 19 años hasta diciembre y acaba de ganar la Copa Másters de Debate Judicial. Estudia Derecho y ADE en Córdoba y continúa esa estirpe de campeones y campeonas de debate que lleva dando la ciudad desde hace unos siete años. Muchos nombres se me vienen a la cabeza: Pilar Hernández, Enrique Melchor, Alberto Barco, Natalia Gascón, Carlos Valverde, Gonzalo Herreros… Lucía Aparicio, junto a Lucía Moreno, Ana Fernández y un largo etcétera, protagonizan la nueva camada de debatientes de Córdoba.      

Como si el fútbol se basara en la elocuencia, Lucía Aparicio debate en el Club de Debate Universitario de Córdoba. Carlos Valverde, Presidente del Club el año pasado, colgaba hace poco la noticia de que Lucía ganaba el torneo. Le pedí su teléfono a Paloma Martínez, actual Presidenta del Club y ella accede a la entrevista.

Pregunto a Lucía Moreno, su compañera en este viaje y colega mía de la Xª SIPA. Lucía Moreno se deshace hablando de ella. Carlos Valverde destaca su humildad y, antes de entrar a trabajar, me cuenta: “Por lo visto, a lo largo del torneo, desde octubre, mucha gente se presentaba diciendo: Yo soy tal, nieto de no sé quién y he hecho tanto…” Según Carlos, Lucía Aparicio Gil, a quien entrevisto, decía: “Hola, soy Lucía”.

¿Cómo fue la vuelta a casa?

La vuelta fue bastante cansadilla, pero bien. Ya tenía bastantes ganas de llegar a casa.

Cuéntame qué tal fue la final.

Fue bastante bonita. Me gustó mucho porque yo ya había debatido otras veces con Alfredo Betancourt (de la Complutense), de hecho en la semifinal de Salamanca.  Ya sabía que es un gran orador. No lo iba a poner fácil y menos si había llegado hasta allí, sabía que iba a estar muy estudiado y muy preparado. Me gustó mucho debatir contra él en la final.

Le vi debatir en el BP de la Universidad Rey Juan Carlos. Un orador tremendo. Allí también llegó a la final. Esa final la ganó el Aula de Debate de Córdoba.

Sí, esa final tiene fama.

Y bien merecida. Su pareja en el torneo era Patricia Muñoz, buenísima también.

Sí, pues contra ella hice yo la semifinal, curiosamente.

Pobre Complutense, ¿no?

Eso pensé yo y luego me lo dijo uno de la Complu.

¿Cómo es el sistema de clasificación para la Copa Máster?

Pues es un sistema un poco complejo. Eran fases individuales que se celebraban en Salamanca, Córdoba, Barcelona y Madrid en las cuales los cuatro equipos semifinalistas de cada individual pasábamos directamente a competir en Madrid en abril, entonces, de esa final, se elegían a 16 oradores. De esos 16 se saca ésta Copa Máster.

Y sabiendo que Alfredo Betancourt o Sasha Davidova (que también fue una de las clasificadas) no son juristas, ¿Ha pesado más los conocimientos de derecho o la oratoria?

Yo creo que el propio nombre del Torneo lo dice: Es un torneo de debate judicial. No podemos olvidar que seguimos debatiendo, por lo que la oratoria es fundamental. No estamos haciendo una simulación judicial, estamos haciendo un debate en el que tenemos que convencer a gente que igual no sabe de la materia. Pero estoy segura de que, por ejemplo Alfredo había estudiado muchísimo. Una persona sin fondo jurídico no hubiera llegado a la final.

¿Cuál fue la pregunta de la final?

El tema fue para agarrarse a la silla: “¿Es conforme a derecho una restricción de la acusación popular en casos de delitos económicos y contra la administración pública?”

Muy en boga últimamente.

Sí, está muy en actualidad, pero es muy complejo.

¿Y tú qué piensas al respecto?

El que un grupo de personas ajenas pueda defender intereses de toda la sociedad yo creo que está bastante bien, de hecho, cuando te paras a investigar, gracias a esto muchísimos casos han salido a la luz, es decir, gracias a acusaciones populares hechas por partidos políticos, ONG’s, asociaciones, sindicicatos… por tanto yo creo que es una figura muy fundamental y que, por cierto, no existe en otros ordenamientos jurídicos. Creo que deberíamos usarla y utilizarla bien.

¿Cuando empezaste a debatir?

Yo empecé con un interescolar del CDU, hace dos años.

Y te quedaste en CDU para siempre.

Yo sí (ríe).

¿Qué destacarías de CDU?

¿Qué no destacaría de CDU? Eso sería más fácil. Yo conocía gente y quizás por eso entré, luego me enganché porque CDU es una familia. Nosotros no tenemos a nadie que tire, ni ninguna figura que tire: Tiramos entre todos. No tenemos formador. De hecho, tenemos un chiste: “¡fulanito! ¡Llama al formador!” y, claro, no tenemos formador. No podemos tener un formador. Y aún así las cosas se consiguen. Eso es lo bonito de CDU, que somos un grupo de jóvenes que se hacen mejorar los unos a los otros.

¿Tienes alguna previsión para el Campeonato Mundial Universitario de Debate en Español (CMUDE)?

Uf… Pues yo he visto a mucha gente que va y… Yo creo que los latinoamericanos serán buenos, por supuesto que lo serán, pero los españoles que van tienen mucha tela, tanto los de Córdoba como del resto de España.

Yo tengo mi fe puesta en Andalucía y Galicia. También porque les quiero mucho a los de aquí y al Club de Debate Compostela.

Sí, yo también, y en Madrid. Alfredo Betancourt viene muy en forma, Víctor, Irene Miguel Sanz creo que también participa… Irene Miguel Sanz ha ganado un torneo hace nada. Natalia Gascón y José Villar, desde casa…

Natalia que además de ser ex Presidenta de la Simulación del Parlamento Andaluz y ex Presidenta de CDU, es una señora Campeona de España…

Exactamente. Yo también hablo porque lo he visto más.

¿Qué tiene el debate que tanto engancha?

Pues yo creo que, aparte de la oratoria, que, bueno, eso es lo que dice el sentido común, claro, también está la capacidad de investigar un tema fondo. La capacidad de sentarte y eliminar tus prejuicios sobre un tema y decir: Bueno, voy a leer porqué hay gente que dice que esto es bueno. Independientemente, yo tendré mi opinión, pero voy a ser capaz de defender ambas cosas porque he investigado y conozco los razonamientos de ambas cosas. El marco del razonamiento y el conocimiento para mi es fundamental. Pero para mí lo más importante diría que es la cantidad de personas que tienen la misma inquietud que tú. Que no les gusta ver la Universidad como un sitio al que vas, tomas apuntes y te vas, que les gusta hacer otras cosas para darle aún más valor. Y con la que luego te lo pasas genial. Yo lo que más me llevo de este torneo son las personas. El premio está genial, por supuesto que sí, pero la calidad humana de la gente con la que he debatido es fantástica… Ojalá pudieran tener el premio que yo he tenido.

¿Y tú crees que ese sofismo es bueno? Es decir, el que todo pueda ser defendible cuando hay cosas que no lo son.

A pesar de todas las veces que he hablado esto con mucha gente, cada día estoy más convencida de que es bueno precisamente por lo que te decía. Luego podrás compartirlo o no, pero al menos has conseguido entender porqué esa persona piensa eso. Tú lo estudias, lo razones y llegas a conclusiones, nadie te obliga a compartirlo. ¿Lo malo que ve la gente? Que aquí lo defendemos como si fuera nuestra opinión de verdad y no es exactamente eso.

Y una persona como tú, que está acostumbrada a ponerse en la piel de otro, ¿Cómo ve lo que está pasando en España? ¿Cómo ve la falta de diálogo?

Precisamente se peca de eso. Creo que la clase política peca de no ser capaz de ver que hay veces en la que otro puede llevar razón, que si me pongo en el lugar del otro puedo llegar a un determinado punto, que defender mi verdad por encima de todas las verdades sin haber entrado en un razonamiento lógico no es sano… En mi humildísima opinión creo eso.

¿Un debate que recuerdes con más cariño que los demás?

Pues yo recordar, recuerdo muchos. Por nombrarte uno de este propio torneo, yo te diría la final de Salamanca. Y eso que la perdimos. Nos gustó muchísimo, salí contentísima con mi equipo y, ya te digo, perdimos. Es decir, no por no ganarla la dejas de disfrutar. La recuerdo con muchísimo cariño y las intervenciones de mis compañeros fueron sobrenaturales.

¿Cual es tu posición en el formato Debate Académico? (pincha aquí para saber qué es un debate académico)

Yo suelo hacer, y por desgracia me estoy acostumbrando demasiado, R1 y R2.

¿Un o una rival con el que te hayas enfrentado?

Pues… Que yo no me haya enfrentado… A ver, he tenido la posibilidad de enfrentarme al campeón del CMUDE 2015, Fabregat. Es muy, muy bueno. Esteban Bueno, también de Comillas, tiene un capacidad muy apabullante. Pero, por ejemplo, Guille Díaz, nunca me he enfrentado contra él, pero vamos, es buenísimo. Como Irene Miguel Sanz. Tienen una agilidad para explicarte una cosa y desarmártela enseguida… Todo por nuestros famosos nexos causales, ¿sabes? Tienen un dominio de eso que da miedo. Me encantaría tener esa facilidad.

¿Un tema que hayas debatido?

¿Un tema? A ver… en el CDU-Loyola la final del BP… ¿Puedo cambiar de formato, no?

Claro.

Pues mira, una de estas que fue tan divertida fue: “esta casa permitiría a las feministas el nudismo como forma de protesta”. Yo lo defendí y se ganó. Fue divertidísimo. Luego hubo otra aquí en la UCO: “Esta casa no permitiría que las parejas estables se fueran de Erasmus”. Esta última fue muy de estilo CMUDE. No todo es Senado, ni acusación popular.

¿Académico o BP? pincha aquí para saber qué es un debate BP

Empieza a tirarme más el BP.

A mi también.

Es más divertido.

¿Una persona del mundo del debate?

Uf, uf… Me quedo con mi equipo de ahora de la Copa Máster. Con José Luis Fuentes y Diego Rubio. Pero si tuviera que elegir a una persona… La persona que más me ha ayudado y sin la cual no estaría aquí es Lucía Moreno. Se lo dije a Carlos Valverde, el ex-presidente de CDU, a mi Lucía me dio todo el apoyo. Para mi ella es mejor oradora que yo y siempre se clasificó por delante de mi. Es inteligente, trabajadora… Es un diez.

Fue compañera mía en aquella SIPA del discurso en verso.

¿Sí? Yo todavía no he discutido nunca con ella y ya ves, llevamos un año en el mismo equipo. No logro describirla. Para mí es un ejemplo, es un ejemplo de oradora, de persona…

¿Cual es tu próxima meta?

¿Una meta? Una meta… Qué difícil.

Va, pongamos CMUDE 2017.

Me encantaría CMUDE 2017. Me encantaría. A muerte. Esa podría ser una meta.

Y ganar el BP.

Eso sería increíble.

Gracias, Lucía.

Gracias a ti.