El machismo ha muerto

"No pueden ser machistas porque no pueden ni llegar a ser hombres hoy por hoy"

927
Manfestación contra el machismo. Foto de Europa Press.

Hoy me levante con ganas de causar polémica y decidí meterme de lleno en algo que todo rockero heterosexual tiene en mente: mujeres. Yo personalmente no sorprendo mucho y no os voy a engañar, me pierdo con esta historia más que un crío con los botines esos de luces de colores que tanto llevan ahora. Si, esos que te provocan infartos porque parece que la policía te asalta en cada esquina y no molan nada.

De primeras tengo que decir que creo que vamos perdiendo ritmo. Que aunque en muchos ámbitos se hayan producido muchos avances socialmente hablando el asunto cae y cae. Culpa a la moda, culpa a la educación, culpa a lo que te dé la gana. Pero el caso es que las niñas están saliendo mas “respondonas” pero más chapadas a la antigua en el peor de los sentidos, y los niños les dan menos importancia que a las carcasas de los Iphones con los que juegan a Pokémon. Mierda, en mi época luchar por la Meseta Añil era sinónimo de no ligar ni a tiros.

Siempre he pensado que la mujer es algo que debes prácticamente venerar. Y no en plan como el jarrón la leche de caro que tienes en el salón. Es como cuando un rayo de sol te entra por la mañana en la habitación y te despierta, y lo primero que haces es jugar con él en tu mano. Lo manoseas y haces sombras en la pared. Pero simplemente estás disfrutando de él con su permiso, esa mierda viene del Sol y elige cuando te ilumina y con qué intensidad. No intentes apagarlo porque te quedarás sin él y te fastidiaras. Recuerdo cuando me saqué el carnet de conducir y tuve a una profesora relativamente joven con la que me harté de reír con una frase que viene como anillo al dedo. Me explicaba sobre el embrague y le respondí literalmente: “entonces el embrague es como las mujeres, ¿no? Si no lo tratas con suavidad te cala el coche y te jode la fiesta, por tonto”. Se le escuchó reírse hasta en Carmona y me tuvo que apuntar una.

El caso, que me atrevo a decir semejante barbaridad y le guiño el ojo a cierto filósofo bajona con lo del título y tal. Porque lo que hoy en día aflora no tiene nada que ver con las antiguas fórmulas. No viene de la tradición ni de lo que vimos en nuestros padres. Viene de la moda. Porque si tienes mujeres preocupándose por cómo se les da el twerk (o como se escriba) no las tienes pensando, y cuando piensan son las mejores. Y mientras, los chavales en su pequeño universo de fútbol y gimnasio depilándose hasta los dedos de los pies y poniéndose esos peinados a lo Erasehead. Que ahora que lo pienso, sería increíble que lo llevaran por la película… No pueden ser machistas porque no pueden ni llegar a ser hombres hoy por hoy. Y no tienen auténticas mujeres delante que les dejen las cosas claras. Cuando tu entorno te empuja a la impersonalidad y el escaparate de la red social la verdad es que pocas opciones te quedan.

El fomento de la relaciones posesivas por la televisión, de la estética por encima de cualquier otro aspecto como medio de reconocimiento social y la venta indiscriminada de las intimidades sexuales de personajes públicos (como el de aquella chica cuyo nombre siempre olvido, por ejemplo) no es que ayude mucho. Le echan más tierra a diario a una grieta que se cerraría solo con que se empezara a comentar que es más divertido ser compañeros que prisioneros los unos de otros.

Siempre que pienso en estos temas me acuerdo del himno a la mujer que hizo Deff Leppard. Creo que las canciones muestran más sinceramente las opiniones que cualquier texto no musical (aunque comprendo que más de uno no piense así). Pero para mí es como…eso, más directo y claro. Y creo que más que leer todo este asunto es mejor que os preocupéis por entenderla, la verdad.