“Mal genio”, la comedia amarga ataca de nuevo

Llegamos al cine un grupo de periodistas. Es la Calle del Marqués de la Ensenada, Madrid. Al lado, el Tribunal Supremo, en frente del mismo, la Audiencia Nacional. Mientras Trapero declaraba, el periodismo cultural veía "Mal genio", la última obra de Michel Hazanavicius.

992
Stacy Martin como Anne Wiazemsky y Louis Garrel como Jean-Luc Godard en "Mal Genio".

Llegamos al cine un grupo de periodistas. Es la Calle del Marqués de la Ensenada, Madrid. Al lado, el Tribunal Supremo, en frente del mismo, la Audiencia Nacional. Mientras Trapero declaraba, el periodismo cultural veía “Mal genio”, la última obra de Michel Hazanavicius. Si hubiéramos nacido en Cataluña y fuésemos independentistas, la película iría sobre nosotros. Louis Garrel será Jean-Luc Godard en una película que plantea el dilema del arte por el arte o, al contrario, el arte al servicio de un criticable mundo mejor.

Mal genio, la comedia amarga ataca de nuevo.

Anne Wiazemsky (Stacy Martin), narradora de la historia, publica en 2015 una autobiografía: “Un an aprés”. Es de aquí de donde Hazanavicius obtiene su guión y desde donde parte toda la película. Luois Garrel es Jean-Luc Godard, un genio del cine del Siglo pasado que durante mayo del 68 y sucesivos años abandonó su método de trabajo para convertirse en un cineasta revolucionario. En este entorno, la película muestra (desde el punto de vista de Anne) el dilema del arte por el arte o el arte a favor de un ideal y, por supuesto, al protagonista no le sale tan bien.

De ese modo, Hazanavicius (París, 1967) plantea con muchísimo carisma este dilema al espectador. Podría verse, además, como una crítica al Mayo del 68 francés y sus ideales. O, visto de otra forma, como una crítica a la burguesía militante del comunismo. No obstante, el propio personaje de Jean-Luc Godard es un “macguffin”, un elemento que el cineasta usa para hablar de qué tiene que ser el arte y qué no.

La hermosa comedia amarga

“Mal genio” comienza con el rodaje de “La chinoise“, en 1967. Allí aparece Anne, la joven pareja de Godard, contando la historia de “le redoutable” (nombre original de la película y  traducción de “el temible”). En ese momento, Godard, en sus propias palabras, “ya ha muerto” y “renegado de su propio cine”.

Empieza así la historia de una mujer seducida por un hombre que le saca 17 años y que está en un conflicto personal. Es decir, digamos que vemos a un Woody Allen con una mujer bastante más joven a la que tiene amargada… O sea, digamos que vemos a Woody Allen en perfecto estado de conservación.

Es interesante observar que, mientras Godard es un Quijote pervetido (un tipo que tiene ideales pero, lejos de hacerle parecer noble, le hacen parecer patético), Anne Wiazemsky es una mujer joven con ganas de realizarse. Vemos, pues, a dos personajes antagónicos: Mientras Wiazemsky avanza, Godard está absolutamente estancado.

El talento artístico hace que un argumento válido para ser un drama se convierta en comedia. Hazanavicius saca fruto de la amargura y la exprime dejándonos, a su vez, guiños maravillosos. El director destaca en el manejo del dilema y en la elegantísima forma con que trata la sensualidad. El reparto está muy bien, pero el director es el artífice.

Stacy Martin y Bérénice Bejo en “Mal genio”.

Crítica política

Como decía antes, valorando la película no observo, como tal, crítica a mayo del 68. El director usa esto para hablar de otra cosa. Es mayo del 68, podría haber sido abril del 25 o cualquier otra fecha en la que un artista tiene el dilema antes referido. No obstante, sí conviene hacer una crítica de género sobre cómo es la relación de pareja entre Godard y Wiazemsky. En “Mal genio”, el director nos deja la reflexión de que no hay nada más parecido a un machista de derechas que un machista de izquierdas. Apártense de las relaciones tóxicas.

Anne Wiazemsky (Berlín, 24-5-1947. París, 5-10-2017)

Es 6 de octubre de 2017. Llego a la sala de proyección, me siento. Miro las últimas notificaciones de whatsapp, instagram. Reflexiono (aún) sobre cómo mirará el público aquella cosa rara de “La montaña entre nosotros”. En la lejanía cercana que da un cine, una compañera habla con un compañero. “¿Sabes? Ayer se murió Wiazemsky.” “¿Quién?”, responde el otro. “Sí, hombre, Wiazemsky, la ex-mujer de Godard”. Me quedo sorprendido. La vida tiene extrañas y macabras casualidades. Descanse en paz.

Anne Wiazemsky con Jean-Pierre Léaud en “La chinoise”. Facebook de Cahiers du Cinéma.