Manu Sánchez reanuda en Sevilla la gira de ‘El Buen Dictador’

La última comedia teatral del humorista y actor, que reunió a más de 50.000 espectadores la temporada pasada, recala en el Cartuja Center la víspera de la noche de Reyes y repetirá el 11 de enero.

111
El buen dictador
Foto Belén García

Manu Sánchez vuelve al Cartuja Center (Sevilla) el 4 de enero con El Buen Dictador, su espectáculo más reciente. Con esta función, que tendrá lugar a las 22:00 horas, el humorista y actor retoma por segundo año consecutivo la gira de esta comedia tras cosechar grandes logros en 2018; más de 50.000 espectadores aplaudieron la obra la pasada temporada en los principales teatros de Andalucía. Por el éxito de ventas para el día 4, El Buen Dictador repetirá en el recinto una semana después, el 11 de enero, a las 21:00 horas. Las entradas para ambas representaciones ya están agotadas.

Estas funciones, en las que se darán cita más de 4.000 personas, supondrán el regreso de Manu Sánchez a la capital hispalense con El Buen Dictador después de su estreno en el Nuevo Auditorio de Fibes y en el Cartuja Center, escenarios donde colgó el cartel de ‘no hay billetes’ y recibió gran ovación del público.

Con El Buen Dictador, tercera entrega de la trilogía sobre el poder que inició con El Rey Solo. Mi reino por un puchero y continuó con El Último Santo, Sánchez vuelve a hacer gala del humor más punzante, la sátira política y la crítica social abordando temas de candente actualidad para que, como él dice, “la gente se vaya a casa reída y pensada”.

Manu Sánchez, que actualmente compagina su trabajo en Cadena Ser Andalucía, al frente del nuevo equipo de La Cámara de los balones, con la participación en Tu cara me suena, continuará también este año ofreciendo funciones con sus comedias teatrales por gran parte de la geografía española.

Una obra de teatro ‘como Dios manda’

Cuando la mayoría falla, todo se tambalea, de todo se duda y se pierde la esperanza. Hasta que aparece el que todo lo puede. El líder supremo. La solución definitiva. El buen dictador que dará el golpe en la mesa y, aunque a él le duela el doble, por fin actuará como Dios manda. Sobre esta premisa, El Buen Dictador plantea un monólogo de más de dos horas de duración en el que, un Manu Sánchez en estado de gracia, satiriza en torno a la idea de la divinidad y el poder como instrumento de control sobre el ser humano. Todo ello, pasado por el tamiz del humor más punzante e imbuido de un ritmo vertiginoso que deja sin aliento al espectador.

Tras los logros cosechados con sus anteriores obras, El Buen Dictador cierra una trilogía que aborda los grandes poderes: Monarquía, Iglesia y Estado; y sigue la estela de sus antecesoras, que consiguieron llenos consecutivos en plazas como el Gran Teatro de Huelva, el Gran Teatro de Córdoba, el Palacio de Congresos, de Granada; el Teatro Infanta Leonor, de Jaén; el Nuevo Auditorio Fibes y el Cartuja Center, de Sevilla o el Teatro Cervantes de Málaga.

16 Escalones, productora teatral

El joven comunicador, humorista, actor y también productor cultural vuelve a ir de la mano de 16 Escalones, productora que él mismo fundó hace 10 años, para la puesta en marcha y gira de su nueva comedia teatral. Con El Buen Dictador son tres los espectáculos que juntos han ideado y puesto sobre las tablas de los teatros y auditorios más importantes del territorio andaluz y parte del nacional.

Bajo la dirección de Fernando Fabiani, Manu Sánchez y su equipo de 16 Escalones Producciones, pretenden volver a sorprender al público con un desternillante, ingenioso y cuidado texto, al que acompañan una elaborada escenografía y puesta en escena. La compañía y el actor apuestan, una vez más, por las piezas musicales dentro del show; canciones conocidas pero versionadas al más puro estilo Manu Sánchez: pegadizas y en clave de humor.

El Rey Solo. Mi reino por un puchero, su primera obra, ha conseguido reunir a más de 80.000 espectadores y, desde su estreno en 2013, continúa cosechando numerosos éxitos. Un rey, en el que acaban de abdicar y al que le toca dar su primer discurso tras su recién nombramiento; una situación a la que no está muy acostumbrado y para la que recibe consejos de la reina madre.

A ésta le siguió, en 2015, El Último Santo donde el humorista, en la piel de un demonio un tanto peculiar, anuncia la llegada del Apocalipsis, encargo de su padre, entre las risas continuas de los numerosos espectadores que se dan cita en cada sesión. Este show supera ya los 55.000 espectadores. Manu ha conseguido que “la gente se vaya reída y pensada a casa” tras asistir a cualquiera de sus funciones, y precisamente en esa línea quiere seguir con su nuevo espectáculo, ya en gira, y que recorrerá cada teatro por los que han pasado sus anteriores obras.