Manuel Monteagudo, Premio Factoría Creativa de Artes Escénicas 2021

167

Volvía Manuel Monteagudo al Centro Cultural Antonio Gala, 25 años después, con su espectáculo ‘Taí Viginia’, con todas las butacas ocupadas y con un público conocedor de la obra de Monteagudo y de su trayectoria. Noche especial ésta, no sólo por celebrar un aniversario que reconoce que una obra de teatro está viva un cuarto de siglo después y que sigue gustando a crítica y público, sino también, porque este actor, nacido en Granada, recibía el Premio Factoría Creativa de Artes Escénica 2021 que entrega el área de Cultura del Ayuntamiento de La Rinconada con el consenso del Centro de Artes Escénicas y Visuales de La Rinconada.

Tras la función, la delegada de Cultura, Raquel Vega, acompañada de Fran Navarro, vocal del CRAES hizo entrega del galardón a Monteagudo. Un premio, que como indicó Vega, “se le da a un actor de raza, de los que aman el teatro, que además ha desarrollado la difícil y arriesgada tarea de ser productor. De tener su propia compañía, de poner en escena a Lorca, a Sinisterra, a clásicos como ‘El Buscón’, ‘Hamlet’ o ‘Luces de Bohemia’ y, por supuesto, destacamos su ‘Taí Viginia’, considerada un referente del teatro andaluz y con la que ha recorrido el mapa de España de arriba abajo, con aplauso unánime de público y crítica. Así, hasta un largo etcétera, que para nosotros ha tenido un denominador común: siempre ha paseado a sus personajes por las tablas de nuestros Centro Culturales, los de La Rinconada. Son muchos los personajes que han vivido dentro de Manuel o, por decirlo de otro modo, a los que él ha dado vida”.

Además, la delegada de Cultura ha recordado que “Manuel ha conseguido en honor a su trabajada carrera, premios como el Mejor Actor en la Feria del Sur, El Imperdible de Oro a La Trayectoria, Mejor Actor en los Premios Escenarios de Sevilla, en tres ocasiones, y además de Candidato a mejor actor de reparto en los MAX, ha sido galardonado dos veces con los Lorca del Teatro Andaluz y, desde hoy, suma el Premio Factoría Creativa de Artes Escénicas 2021”.

El actor señaló que este reconocimiento le hace especial ilusión porque “tengo un vínculo especial con La Rinconada. Estudié bachillerato aquí y mi profesora, Adela Tovani, fue motor para que yo me dedicara a esto. Mi hermano está casado con una rinconera y mis sobrinas han nacido aquí. Después yo estrené, en estas mismas tablas, Taí Viginia’ y he venido con muchas obras. Tengo un vínculo claro con esta localidad”.

En otras ediciones este galardón ha sido entregado a Ricardo Iniesta, Mari Paz Sayago, Alfonso Zurro o Lola Marmolejo.

“Es una profesión dura en la que tienes que tener la mente abierta”

Se metió en la profesión teatral cuando estaba haciendo el Bachillerato en el IES Miguel de Mañara de La Rinconada. “Yo empecé a través de mi profesora, Adela Tovani, que era una enamorada de teatro y en tercero montamos ‘Antígona’. En COU hicimos ‘Un marido de ida y vuelta’ de Javier Poncela. Ahí me picó el veneno del teatro”.

Estudió en el Instituto de Teatro de Sevilla, una escuela multidisciplinar porque tomó como ejemplo al Instituto de Teatro de Barcelona. “No era la escuela oficial, pero era muy rica con profesorado de buen nivel y donde aprendía de todo”. Estuvo medio año en París haciendo teatro gestual en la escuela de Jacques Lecop que trabaja gestualmente el cuerpo, hace comedia del arte, payaso… y eso le dio un sello que de alguna forma se refleja en el trabajo de ‘Tai Viginia’, “porque es un trabajo psicológico, pero también de trabajo físico. Para mí siempre ha sido importante el trabajo del cuerpo, de la voz, de trasformación”.

Tras su formación comienza su andadura con la Compañía Esperpento y, desde entonces, ha intervenido en más de treinta producciones teatrales donde ha habido de todo, clásicos y contemporáneos, drama y comedia, farsa o cabaret. Miembro fundador del Variades Manhattan, ha trabajado, además, para La Jácara, Imperdible, Los Ulen, Kiti Manver, La Fundición y hasta en un total de siete producciones del Centro Andaluz de Teatro.

Manuel Monteagudo se considera “muy afortunado porque nunca me ha faltado el trabajo. Es muy difícil mantenerte, sin ser una persona mediática que tiene un nombre en tele o cine, si te dedicas al teatro en exclusiva es una suerte vivir de ello”. Le gusta porque “disfruto, obtengo placer, es la forma de ganarme la vida. Es una profesión dura, en la que tienes que tener una mente abierta, porque en tres meses no sabes lo que vas a tener y cómo vas a pagar. Pero también tenemos privilegios que te permiten una libertad de movimiento, cada obra nueva es un reto nuevo, son compañeros nuevos, cada vez que sales al escenario es un examen, son unas pequeñas oposiciones que haces, no sabría gestionar un horario fijo”.

Sobre ‘Taí Viginia’ con la que ha rodado 25 años afirma que “cuando me he cansado de hacerla la he parado, no la he tenido que exprimir hasta los huesos. La obra tiene muchas cosas de mi madre y cuando murió estuvo 4 o 5 años sin hacerla, necesitaba tomar un tiempo”.

Actualmente también está haciendo ‘El perro del hortelano’, dirigido por Paco Mir de Tricicle, que “ha hecho una simbiosis muy interesante de una obra de teatro clásico en verso, muy dinámica y divertida, para 4 actores, donde nos transformamos en diferentes personajes y tiene un sello muy humorístico”.

Y es que para este actor “este trabajo tiene de bueno que te hace crecer como humano, en el sentido de que tú te tienes que enfrentar a personajes que no son tú, que tienen otra forma de ver la vida, de encarar las cosas y eso es un enriquecimiento muy bueno para el actor, porque tu mente tiene que estar abierta y entregada a lo que vas a hacer”.