Marzo traerá lluvias abundantes a España

Podría llover más de lo normal gran parte del mes en la mitad oeste, centro y sur de la Península

56

Se espera que el mes de marzo comience y continúe con lluvias en gran parte de España, tal y como informa Eltiempo.es, “algo que sin duda es una buena noticia teniendo en cuenta que el estado de los embalses se encuentra ahora mismo al 42.94% de su capacidad, un valor muy por debajo de la media de los últimos 10 años (65.41%) y del año pasado (57.14%)”.

Lo normal en el mes de marzo es tener temperaturas medias de 11.3ºC y unas precipitaciones de unos 47mm. Donde más suele llover en Galicia y en las comunidades del Cantábrico. Aunque todavía hay heladas las temperaturas van siendo cada vez más agradables.
Todo parece indicar que el inicio de marzo será poco común tanto en precipitaciones como en temperatura.

Un inicio de marzo muy frío

La primera semana de marzo estará marcada por temperaturas especialmente bajas en toda Europa. España también se verá afectado por ellas, con temperaturas que estarán por debajo de lo normal (entre 3-6ºC en el nordeste y entre 1-3ºC en el resto). Las temperaturas serán anormalmente bajas en Centroeuropa, donde pueden experimentar una ola de frio ya que sus termómetros estarán diez grados por debajo de lo normal en el inicio de marzo.

El inicio de marzo estará marcado por las bajas temperaturas en gran parte de Europa, algo que podría afectar a España aunque con menos intensidad

Estas temperaturas continuarán anormalmente bajas en Centroeuropa el resto del mes, pero en España se situarán dentro de lo normal después de esa primera semana fría de marzo.

Lluvias para comenzar el mes

La buena noticia viene de la mano de las precipitaciones y es que marzo podría traer más lluvia de lo normal en toda la mitad sur, oeste y centro de España, manteniéndose dentro de la media el Mediterráneo, Cantábrico y Baleares. En las islas más occidentales de Canarias las precipitaciones podrían estar por debajo de la media.

¿Por qué?

El estancamiento de un anticiclón al norte de Europa provocaría que se abriera un buen pasillo para la entrada de frentes y borrascas a nuestro país, a la vez que se inyecta aire frio en el comienzo de mes desde el interior del continente europeo.