Más de 300 efectivos en el simulacro de accidente aéreo en Málaga

533

Más de 300 operativos de todas las administraciones han participado hoy en el primer simulacro de accidente aéreo y asistencia a víctimas de Europa celebrado en la provincia de Málaga al objeto de probar los procedimientos de gestión de la emergencia y atención a las posibles víctimas. El simulacro, coordinado por la Junta de Andalucía, a través de los servicios de Emergencias Andalucía, y el Estado, ha contado también con la participación del Aeropuerto de Málaga-Costa del Sol, el Puerto, Salvamento Marítimo y el Ayuntamiento de Málaga.

Desde primera hora de esta mañana se ha simulado un accidente de un avión comercial con 135 pasajeros y 6 tripulantes que ha motivado un amerizaje a unos cuatro kilómetros al sur este del aeropuerto. El ejercicio se ha desarrollado en dos escenarios principales: el Puerto de Málaga –donde entre otras acciones se ha instalado un PMA, practicado el triaje a los heridos y norias de evacuación, abierto protocolo judicial para los fallecidos y ofrecido atención psicológica de ilesos y traslado a hospitales– y el Aeropuerto de Málaga –donde se ha instalado la atención en Sala de ilesos y Sala de familiares con asistencia psicológica, ofrecido información a los afectados y atendido a los medios de comunicación.

El simulacro ha estado coordinado por el delegado de Gobierno andaluz, José Luis Ruiz Espejo, quien ha subrayado la “necesidad de este tipo de ejercicios para estar preparados ante posibles emergencias en caso real”. Ruiz Espejo ha destacado “la gran importancia de realizar por primera vez un ejercicio de estas características en Málaga con la activación de cinco planes de emergencia distintos y la coordinación de más de 300 efectivos de distintas administraciones”. El delegado ha resaltado la importancia del Plan Territorial de Emergencias de Andalucía como nivel superior de respuesta y nexo integrador del conjunto de planes.

Ruiz Espejo ha estado acompañado por el subdelegado del Gobierno, Miguel Briones, el director general de Interior, Emergencias y Protección Civil, Demetrio Pérez, el concejal de Seguridad de Málaga, Mario Cortés, el presidente de la Autoridad Portuaria, Paulino Plata, y un responsable del aeropuerto de Málaga.

A lo largo del ejercicio, se ha activado el Plan Territorial de Emergencias de Andalucía, además de los de autoprotección de Puerto y Aeropuerto, el Plan de Emergencias Municipal (PEM) del consistorio malagueño, y, de forma parcial, el Plan Nacional de Salvamento Marítimo, tal y como establece la legislación para poner a prueba la eficacia de los mecanismos establecidos, los protocolos dispuestos, la capacitación del personal y la disponibilidad de los medios.

Este simulacro se ha ejecutado coincidiendo con la organización en Málaga de las Jornadas Europeas de Aviación Civil, del 8 al 10 de junio, “Workshop on assistance to victims and families of victims of air accidents” (Taller de asistencia a víctimas y familiares de víctimas de accidentes aéreos), al auspicio de la Conferencia Europea de Aviación Civil (CEAC) a la que asisten observadores internacionales de hasta 44 países.

De hecho, uno de los fines centrales del ejercicio –además del establecimiento de la estructura organizativa y de los procedimientos de actuación para una adecuada respuesta ante eventuales emergencias de accidente aéreo en la comunidad autónoma andaluza- es el desarrollo de los Procedimientos de Atención a Víctimas y Familiares de Víctimas de Accidentes Aéreos.

Así, todas las acciones se han centrado sobre las supuestas víctimas del ejercicio: 28 personas halladas con vida tras el amerizaje (10 ilesas y 18 heridas) y 5 fallecidas. Entre las distintas actuaciones se han llevado a cabo triaje de heridos, rescate de supervivientes, acciones de habilitación de espacios específicos en el aeropuerto malagueño para atender a víctimas y familiares, atención psicológica a afectados y sus familias con la movilización del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Desastres; incorporación del personal de Apoyo y Atención al Pasajero Usuarios y Clientes para la apertura de salas de familiares e ilesos; y acopio de material, avituallamiento y equipamiento en las salas, entre otras.

Igualmente, se ha trabajado de manera pionera una nueva figura surgida de la reforma en la legislación aeronáutica centrada precisamente en el trato a las víctimas: el PECO o Persona de Contacto.

Un dispositivo de 300 profesionales

Más de 300 personas han participado en el desarrollo de este ejercicio. De ellos, la Junta de Andalucía ha aportado medios y recursos técnicos y humanos de la Delegación del Gobierno, a través de Emergencias Andalucía (112, Grupo de Emergencias de Andalucía -GREA- y servicios provinciales de Protección Civil) y el Instituto de Medicina Legal; entre ellos, personal técnico, asesores, forenses, agentes y personal adscrito a los órganos de dirección. Por primera vez se ha incorporado a un simulacro de esta índole el juez de guardia.

Entre los recursos materiales de la Consejería de Justicia e Interior se cuentan dos Puestos de Mando Avanzado e infraestructura tecnológica de última generación como la plataforma de Gestión de Emergencias de Andalucía (GEA), cuyos módulos de gestión ordinaria, emergencias mayores y sistemas de información cartográfica han estado al servicio de la dirección y coordinación de la emergencia.

Por su parte, la Consejería de Salud y Bienestar Social, a través de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), ha sumado una quincena de profesionales, tres UVI móviles, un vehículo de apoyo logístico y otro de coordinación, a los que hay que añadir personal del Distrito Sanitario de Málaga; también los efectivos de Cruz Roja Española y ambulancias ASM. El servicio de emergencias de EPES ha reestructurado su sala de coordinación para la participación en el ejercicio de atención a la catástrofe aérea y ha desplazado al lugar dos unidades de soporte vital avanzado y un equipo de apoyo logístico con capacidad para atender a cincuenta víctimas. Durante el ejercicio, EPES ha desplegado el puesto sanitario avanzado para la evaluación y clasificación de las víctimas. Junto a los equipos del 061 han participado también dos dispositivos de cuidados críticos y urgencias, tres unidades de cruz roja, una de ellas de apoyo psicológico.

Un total de 200 efectivos de Guardia Civil y Policía Nacional han completado un dispositivo que también ha sumado los servicios del Ayuntamiento de Málaga (Policía Local y Protección Civil), el personal de Aena, la Autoridad Portuaria, la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación del Gobierno y el GIPED, con la participación de al menos una treintena de psicólogos y voluntarios de Cruz Roja.