Más de 2.000 voluntarios de Protección Civil en Andalucía ayudan a los servicios de emergencias

174

Más de 2.000 voluntarios de las casi 300 agrupaciones de Protección Civil activadas en Andalucía colaboran estos días con los servicios de emergencias en las tareas que se están llevando a cabo para paliar los efectos del coronavirus en la comunidad. Este voluntariado ayuda de forma altruista y solidaria al resto de operativos, sobre todo, en tareas de apoyo social e información a la ciudadanía.

En la mayoría de los municipios andaluces donde están actuando, el voluntariado se ha convertido en una pieza fundamental para que los ciudadanos puedan sobrellevar de la mejor forma posible las consecuencias del confinamiento en la que se encuentran. Así, entre las funciones que realizan destaca la asistencia a la población más vulnerable para cubrir sus necesidades básicas, como la adquisición de alimentos o medicamentos; labores de información a la población y asistencia a comedores sociales; colaboración con los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el control de aforo de establecimientos y en la vigilancia de parques y espacios públicos para evitar la concurrencia de personas; distribución de los equipos de protección individual (EPIS) y asistencia telefónica a personas mayores que están solas en sus domicilios.

Actualmente, están activadas 297 agrupaciones de voluntariado de las 321 que existen en Andalucía. Desde que se decretara el Estado de Alarma el pasado 14 de marzo y se activara el Plan Territorial de Emergencia de Andalucía (PETAnd), un total de 243 municipios han activados sus planes de emergencia municipal.

La Junta impulsa la formación a través de una guía preventiva

La Junta de Andalucía ha intensificado durante las últimas semanas la formación del voluntariado a través de una ‘Guía sobre actuaciones preventivas básicas’ dirigida a las agrupaciones a partir de las indicaciones sanitarias del Ministerio de Sanidad y que tiene por objeto prevenir contagios. Dicho documento recoge desde medidas preventivas de carácter general, como las que insistentemente se han estado repitiendo desde el inicio de esta crisis sanitaria —higiene de manos con jabón, o cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser y estornudar, y desecharlo, evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca y mantener distanciamiento social de 2 metros— hasta otra serie de instrucciones sobre la evaluación de la exposición al riesgo, y el establecimiento de criterios para la selección y utilización de EPIs, relativos a las mascarillas, guantes, gafas y ropa de protección que incluyen la elección de los equipos más adecuados en función del riesgo de exposición, cómo colocar los equipos adecuadamente y cómo retirarlos y desecharlos sin riesgos.

La Junta también ha elaborado un manual dirigido al voluntariado en el que se establecen las funciones de este colectivo en la crisis del coronavirus y que se orientan, con carácter general, en labores de apoyo operativo y preventivo. Entre las funciones que contempla este documento destaca la colaboración con las fuerzas y cuerpos de seguridad en tareas de señalización, vigilancia y desalojo de zonas comunes; el traslado de personas mayores o dependientes a centros sanitarios; el transporte sanitario de personas afectadas; la limpieza y desinfección de viario público y zonas comunes, así como el control de aforo de los establecimientos comerciales en los que se dispensan alimentos.

Otra de las funciones es la de colaborar en las tareas de dispositivos logísticos y de acción social desplegados para hacer frente a la emergencia, tales como la recogida, almacenamiento y distribución de alimentos, medicamentos, material sanitario y de limpieza, así como de Equipos de Protección Individual (EPIs). Además, se encargan de las tareas de acompañamiento para personas mayores; de mantener conversaciones telefónicas con ciudadanos confinados y de realizar las compras para colectivos con dificultades de desplazamiento.

Además, el voluntariado participa en planes formativos e informativos: apoyo a personas mayores, apoyo en tareas escolares al alumnado sin facilidad de acceso a internet u otros medios técnicos, avisos a través de redes sociales y por megafonía. También prestarán apoyo a los servicios operativos en caso de emergencia o de dispositivos ante situaciones de riesgos previsibles en tareas como la ordenación del tráfico, medidas informativas y colaboración en labores de desinfección. Ambos documentos, que han sido elaborados por la Dirección General de Emergencias y Protección Civil de la Junta en colaboración con la Delegación del Gobierno en Andalucía, se encuentran a disposición de todos los ciudadanos en la web de la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior.