Ministros de la Verdad

760
Foto HAZTE OIR/ Europa Press

Una de las cosas que más pena me da es saber que me estoy volviendo Orweliano. Y me da pena porque es imposible no volver a mirar a la infructuosa experiencia de Winston hoy por hoy.

El Ministerio de la Verdad. El que haya leído 1984 ya sabe por donde voy, el que no que se vaya corriendo a una biblioteca o a votar a los populares (tu sabrás lo que haces). Es evidente que no tenemos actualmente una institución como tal, pero nos falta un pedo de capivara.

Siempre he pensado que en la actualidad hay dos vehículos de transmisión de mensajes incontrolables por el gobierno: el arte e Internet. Y después de los hechos en las últimas semanas, es evidente que me voy a comer lo que se comió Mahoma cuando se chocó con Occidente.

¿Quieres libertad de expresión? ¡Siempre tío! Esto es una democracia…pero a la corona le sacas brillo, al bigote lo respetas y a Felipin ni pío. Ya sabes, despido o cárcel por lo menos. Depende de por donde te podamos coger…

Si con los titiriteros no habíamos tenido suficiente, tenemos a un artista encarcelado por meterse con quien tenía poder para machacarlo. Si, hablo de Valtonyc. Es una puta vergüenza que ese hombre vaya a estar más de tres años en la cárcel por hacer canciones anti-monárquicas. Pero es cierto, ahora que lo pienso. Su delito es totalmente juzgable al ir aún más allá del crimental… Hay gente intocable. ¿Que no debería de ser así? ¿¿Cómo?? A la cárcel y toalla mojada por protestar….

Y mientras el autobús de HazmeReir sigue con su paseito enseñando clases de moralidad cristiana. Los obispos, siguen diciendo burradas en la prensa y mirando a los niños en los parques como yo miro a un Jack Daniel’s bien tirao. Nuestro gobierno sigue lleno de ladrones. ¿Que ha cambiado, realmente? Me gustaria saber como hoy por hoy una persona con corazón y cojones no se radicaliza. Veo a Susana y si llevo escopeta le disparo, menos mal que no la llevo. ¿Una frase dura eh? Es la misma que soltó Losantos sobre la cúpula de Podemos. Literalmente. No lo veo tres años en la cárcel de momento.

Yo sé lo que hay en mi Habitación 101. Un pozo de pirañas en aguas turbias y un monton de tios de chaqueta con esa sonrisa sádica encendida cercana a la que ponen con sus escorts por las noches.

Y tú, ¿qué vas hacer cuando te llamen radical? ¿Cuando te llamen liberal, fanático y criminal? ¿Les darás la razón, pensaras que no tenías que haberte ofuscado tanto? ¿Que el que está equivocado eres tu? Un pueblo sin odio no puede triunfar ante un enemigo brutal, chaval. Palabras del Comandante.