Encuentran a un nota muerto en su casa y la gente empieza a idolatrarlo

Fuencislo Fernando de Dios Ruiz ha sido encontrado muerto en su casa del pueblo ese donde vivía.

1252
George Michael, cuya muerte ha ensombrecido la del nota ese. EP

A las tres menos veinte de la tarde, por una peste muy grande que se olía a través de la ventana, doña Francisca María del Sagrario Acevedo (Paqui para sus amigas) llamaba a la Guardia Civil para decirles que por favor le dijera a su vecino de abajo que sacara la basura porque allí olía a muerto. Cuán grande sería la sorpresa de Francisca María del Sagrario Acevedo cuando la Policía le dijo que su vecino Fuencislo Fernando de Dios Ruiz había sido encontrado con la pata más tiesa que la cuentas del Betis de Baloncesto.

El postureo mortal por la muerte de George Michael ha ensombrecido los actos sucesivos a la muerte de Fuencislo Fernando de Dios Ruiz, que en los años ochenta grabó un CD con una canción en la que explicaba algo y, por ser en español, nadie le echó ni puñetera cuenta. No obstante, los años siguieron pasando y la canción escrita por don Fuencislo siguió siendo igual de mala para el público en general y, sin embargo, siguió siendo mejor que cualquier canción del británico Michael.

Ya en vida, en declaraciones a su cuñado Juan Ignacio Sánchez “el Espontáneo”, el propio Fuencisclo dijo que de haber nacido en Southampton y no en Villalcampo de Nosesabedónde, él podría haber llegado como poco a formar parte de una boy-band, que al fin y al cabo es una banda como los Ecos del Rocío pero en inglés y con sintetizadores.

El milagro vino al trascender su muerte a las redes sociales, donde la chavalería de su pueblo se volcó en las redes sociales para recordar al malogrado Fuencislo rescatando del baúl de los recuerdos sus éxitos de juventud tales como “el bicho que te picó en tú sabes dónde” o “son cosas que dijo ella”, destacando la poderosa lírica de sus composiciones y el albecije redundante de su música.

Como no podía ser de otra manera, al ver que se hacía TT un hashtag donde ponía “RIP”, millones de jóvenes de todo el mundo empezaron a mostrar sus condolencias totales y absolutas y a poner en facebook textos sobre la miticidad, por ejemplo, el mensaje que ponía Agustina Suárez en su muro Zuckerbergiano:

Como tú dijiste: “bonita es la primavera/ bonito es el otoño; pero bonito, bonito…/ bonito es un pescado que vive en el cantábrico”. Ya nadie volverá a pescar igual sin tus canciones, Fuencis.

Del mismo modo o peor decía Fernan Buendía:

Nos queda la magia de sus canciones, donde expresaba la pasión del ser humano: “si tú picas la cebolla; y yo pico los pimientos; nos va a faltar una carne o un algo; pa darle al plato sustento” Puro Costumbrismo. ¡God Save the Fuencis!

El Ayuntamiento del pueblo ese de dónde era este nota va a organizar un concierto al que acudirán, se espera, veinte mil personas, todas ellas fans repentinos de Fuencislo Fernando de Dios Ruiz, que ha multiplicado por millones las visitas a sus canciones en youtube. El propio ha declarado: “Yo creía que los 80 se murieron el 31 de diciembre de 1989, pero resulta que no”.