Negociaciones vacías

995

Tras arduas negociaciones, la CUP ha dicho que no a un Mas que se irá por la puerta de atrás. PSOE y Podemos están haciéndose los fuertes sabiendo que no hay otra salida que futuras elecciones. ¿Conocen el chiste del tipo que se puso a dieta y en dos semanas perdió quince días? Esto es parecido. Las negociaciones de Mas y la CUP han tenido que ser asfixiantes en cuanto a sin sentido se refiere, una oda a los Monthy Phyton en La vida de Brian (¡Disidente!) Me alegro, no obstante, de que la independencia sea tan inviable como las demás políticas destructivas de Mas.

Fuera de Cataluña, PSOE y Podemos negocian. ¿Saben qué pasaría si PSOE y Podemos llegaran a un acuerdo? Que entonces necesitarían otros diecisiete escaños para la mayoría absoluta necesaria. ¿Y si se sumara Izquierda Unida-Unidad Popular-Próximo Nombre en Camino? Entonces sólo necesitarían quince. Fuera de esto, o los nacionalistas entran al juego o se abstiene Ciudadanos.

PSOE y Podemos ya están en campaña para las elecciones que se avecinan y que el Partido Popular no quiere ver. Podemos dice que el referéndum de Cataluña es principal, pero no prioritario; tiene sobre la mesa varias propuestas sobre asuntos sociales de los que tendrán que hablar tarde o temprano, pero lo lógico es que eso suceda ya en el Congreso, negociando para que las leyes que se propongan pasen a trámite en las comisiones a partir del trece de enero, cuando el Congreso se constituya.

Habrá elecciones para el Parlamento Catalán y para el Congreso, cada día lo tengo más claro, una Cámara ya ha agotado todas las posibilidades, la otra surcará un mar parecido. Lo único que no está claro es la fecha, como siempre, aquí también habrá una batalla electoral, los favoritos querrán las cámaras para sí mismos, compartirlas con otro capítulo de la exitosa serie “las elecciones más importantes de la historia de la democracia” no le sabe bien a nadie. Quizás sea cosa del destino.