En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu del Rock’n’Roll

Hoy es Domingo de Ramos y no, no he ido a ver a la Borriquita. Hace muchos años que no piso el centro en esta locura de Semana Santa.

776
Foto Julie Raccuglia. https://www.flickr.com/photos/jfolsom/4908133600

Tengo un cirio, una cruz y una túnica de San Benito guardada en el trastero. Nací en el 92’ y fui bautizado en la famosa pila de Los Gitanos. Y he renegado de toda esta historia a raíz, exclusivamente, de la consciencia y el conocimiento. Pero no puedo perder el respeto por aquel que siente toda esta historia de verdad. Y tengo que explicar un par de cosas a ver si quedan claras de una p*#ta vez:

No. No puedes venerar a un trozo de madera como si fuera Jesucristo. Lo prohíben los “papeles” de la religión por la que lloras. “No adorarás falsos ídolos”, y tal y cual; no voy a poner el Éxodo entero aquí. Pero te toca infierno por vitorear a tu Virgen de Triana, por ejemplo. Porque no es tu Virgen ni leches, es un trozo de madera j~$der. Dios no lleva muy bien esas historias y saca la vara rápido, ni él ni su «panda» son adictos a Instagram. Y digan lo que digan, las hermandades aquí son como equipos de fútbol. El que va con El Gran Poder nunca irá con El Silencio. Chavales, Jesús es el mismo y no debería de estar subido sobre ningún paso, sea de quien sea.

¿Cómo se ha llegado a este punto? Aparte del beneficio turístico que trae a Sevilla claro. Pues muy sencillo: resulta que el cristianismo católico se define como iconódulo y no idólatra. Iconodulia e idolatría, ahí está el “vacío legal”. Vamos, que se escapan con la excusa de que “son objetos de meditación, iconos (como una cruz o un rosario) y no imágenes divinas”. Es una flamante mentira pero “legalmente”, cuela. Básicamente la conversación sobre el tema entre un protestante y un católico (lo que has mamao por si te estás liando) sería así:

-(Protestante) ¡Eh chaval! ¿Quien c&%ño te crees que eres para hacer una imagen del hijo de Dios y pasearla por ahí? ¡Blasfemo, idólatra de m%^rda!

-(Católico) ¡Anda y que te den amargao! Este no es el hijo de Dios es un icono de mi religión y tienes que respetarla.

-(Protestante) Mmmmm….¿pero porque es una reproducción a escala de cómo se supone que fue y le aclama la peña?

-(Católico) Porque….¡porque sí c&%$nes, respeta mis creencias!

Y petada de cabeza del católico. Católico de base que no se da cuenta de que está descontentando a su Dios. Y aquí es donde quiero cambiar de rumbo.

Porque pienso en esa señora mayor que se harta de llorar cuando pasa la Macarena, momento que prácticamente lleva todo el año esperando. Mi madre me enseñó que una persona sin fe es una persona vacía. Yo encontré mi fe en otros asuntos que me convencieron más pero, ¿quién soy para decirle a esa señora que no tiene razón? ¿Qué más le da a ella tenerla o no? Necesita creer. Todos necesitamos creer en algo. Y luego tienes a la gente que lo hace por tradición familiar. En realidad, la gran mayoría de sevillanos lo hacen por eso. Estamos tan lejos de Dios como él de nosotros y lo sabemos.

Así que aunque sea difícil de creer, no voy a cagarme en la Semana Santa. Ni puedo ni debo, por respeto. El desconocimiento de una ley no exime de su cumplimiento pero sé que los de arriba, si están de verdad y sean quienes sean, no van a castigar a alguien que hizo algo sin maldad. Pero si que me c¬go en todos esos cargos eclesiásticos y en especial, en todos esos hermanos mayores de hermandad que si saben tanto como yo (o al menos eso doy por sentado) y se aprovechan de esa gente que llora rosario en mano.

Hipócritas que viven a medio caballo entre la parroquia y el burdel, como decía Johnny, algún día Dios os tumbará.

PD: Por cierto, por si no ha quedado claro, me considero agnóstico y veo a las enseñanzas como un buen código moral exagerado por el tiempo y sacado de contexto para el beneficio de una panda de malnacidos. Como todas las religiones abrahámicas.